Reina del Pacífico, al amparo del poder

Sandra Ávila pertenece a una familia que por 'tradición' ha tenido que ver con el narcotráfico; estaba a cargo de las 'relaciones públicas' para el tránsito de drogas entre Colombia y México.
Avila fue detenida a finales de septiembre en la ciudad de M  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) -

Sandra Ávila Beltrán y Juan Diego Espinoza Ramírez vivieron un romance fuera de lo común, ya que ambos traficaban droga entre México y Colombia, y vivían bajo el anonimato ante el temor de que las autoridades policiacas los capturaran, situación que sucedió el viernes pasado.

Ahora podrían ser extraditados a Estados Unidos para enfrentar cargos por diversos delitos.

A sus 45 años, Ávila Beltrán, alias la ''Reina del Pacífico'', es uno de los personajes que encabeza la lista de delincuentes más buscados en México y la única mujer entre decenas de hombres sospechosos de traficar drogas.

Es sobrina del narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo. Su tío abuelo es Juan José Quintero Payán, quien fue extraditado a Estados Unidos en enero pasado para enfrentar cargos por narcotráfico.

Ávila Beltrán forma parte de la tercera generación de narcotraficantes del estado de Sinaloa, y antes de ser detenida estaba a cargo de las ''relaciones públicas'' y los enlaces necesarios para facilitar el tránsito de drogas desde Colombia hacia México.

Juan Diego Espinoza Ramírez, de 39 años, es un presunto capo colombiano buscado por las autoridades estadounidenses.

Era el segundo al mando en el cártel colombiano Norte del Valle, cuyo líder Diego Montoya ya había sido arrestado.

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos en Miami tiene registrado a Espinoza Ramírez como prófugo.

Ávila Beltrán y Espinoza Ramírez trabajaban para Ismael ''El Mayo'' Zambada, socio cercano del presunto jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín ''El Chapo'' Guzmán.

El Departamento de Estado estadounidense ha ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por información que conduzca al arresto de Zambada.

 

Ahora ve
No te pierdas