Represión en Myanmar afecta a turismo

Hoteles en Myanmar han tenido que bajar el 80% sus tarifas a falta de viajeros; la crisis política está dejando sin trabajo a la población por la indignación de los turistas.
RANGÚN (CNN) -

Las recientes protestas pro democracia en Myanmar y la sangrienta represión de la junta militar han impactado duro al turismo en el país, y algunos hoteles rebajaron los precios en un 80% para intentar atraer visitantes, dijeron fuentes de la industria.

Las manifestaciones lideradas por monjes han atraído la atención internacional sobre el país asiático y se convirtieron en las peores contra el Gobierno militar en 20 años.

"Ha habido una marcada caída en las llegadas extranjeras, tanto de empresarios como de turistas, desde que las protestas llegaron a su punto máximo en la última semana de septiembre", comentó el miércoles el gerente de una agencia de viajes con oficinas en Rangún.

La mayoría de los hoteles redujeron sus precios a más de la mitad, agregó el gerente, pero los niveles de ocupación estaban por debajo del punto de equilibrio, un reflejo de la indignación internacional ante la represión del mes pasado contra monjes y civiles, en la que murieron al menos 10 personas.

Según el Myanmar Times, un semanario financiero semioficial, el Hotel Savoy, de alta categoría, recortó sus precios a sólo 20 dólares la noche, en comparación con los 110 dólares de una temporada alta normal.

"El negocio ha estado muy mal. La mayoría de nosotros no tenemos trabajo desde hace semanas", dijo un guía turístico de habla inglesa, uno de los más de 4,000 con licencia en la antigua Birmania, que ha estado bajo Gobierno militar durante los últimos 45 años.

"No es sólo por el factor temporada. Tuvimos un montón de cancelaciones. Una cantidad de clientes no ha aparecido", añadió.

Incluso antes de los disturbios, el turismo estaba en un estado alarmante, reflejo de las malas condiciones económicas y los pedidos de muchos, incluyendo la líder opositora detenida Aung San Suu Kyi, para que la gente no vaya a fin de dejar el dinero de los turistas fuera de los bolsillos de los generales.

Myanmar dice que tuvo 192,000 turistas en el año hasta marzo del 2007. En contraste, la vecina Tailandia espera este año alrededor de 13 millones de visitantes extranjeros, e incluso Camboya, marcada por la guerra, apunta a 2 millones.

Las líneas aéreas también se ven afectadas por las protestas y la despiadada respuesta del Ejército, de la cual se han difundido imágenes en todo el mundo en pocos minutos, en gran parte debido a los avances en la tecnología.

Ahora ve
No te pierdas