Huelga sacude a gobierno francés

El presidente Sarkozy lidia con un paro de los transportistas en protesta por reformas a pensio el servicio de autobuses, trenes y metros quedaron paralizados salvo los trenes automáticos.
El paro de los transportes en toda Francia podría extenderse
PARÍS (AP) -

Francia quedó paralizada el jueves por una huelga de transportistas en todo el país convocada en protesta contra los planes de reforma del sistema de pensiones impulsados por el presidente Nicolas Sarkozy.

La huelga forzó a millones de personas a buscar alternativas para desplazarse por las distintas localidades del país. Algunos transportistas amenazaban con continuar con la huelga el viernes.

El episodio marca el primer enfrentamiento serio entre Sarkozy, elegido en mayo, y poderosos sindicatos que en el pasado han descarrilado múltiples propuestas gubernamentales.

Los servicios de autobuses, trenes y metros pararon en todo el país. Más del 90% de los trenes de alta velocidad TGV detuvo sus motores. Sólo una línea del metro parisino funcionaba, la del tren que es automático y no necesita de conductor. Los trenes con destino internacional también se vieron afectados, pero en menor medida.

“¿Apoyo esto? No, ¡esto nos enfurece!”, dijo la ciudadana Charlotte Ardant sobre los sindicatos. Dijo que tuvo que dormir en la casa de un amigo para estar más cerca de su oficina.

Aún es difícil calcular el impacto económico que tendrá la huelga.

Los empleados de la autoridad de transporte de París aceptaron extender el paro al menos hasta el viernes en por lo menos seis de las 14 líneas del subterráneo, dijo el sindicato UNSA. Otros estaban sopesando la idea de prolongarla.

Los sindicatos han estado echándole un pulso al gobierno conservador de Sarkozy en los últimos meses, pero la huelga del jueves es la primera medida que toman al respecto.

El centro de la disputa son los planes de Sarkozy de eliminar un plan de pensión especial para aquellos trabajadores en puestos exigentes, como los mineros y conductores de trenes. Los trabajadores en esos cargos cubiertos por susodicha pensión pueden retirarse antes que la mayoría.

''No podemos echarnos atrás'', dijo el jueves el vocero del gobierno Laurent Wauquiez.

“Estamos aquí para escuchar los temores y preocupaciones” de los trabajadores, dijo en la radial France-Info. “Pero estamos determinados”.

El presidente quiere igualar las condiciones para los trabajadores: contribuciones de 40 años al fondo de pensión para obtener beneficios completos.

Sarkozy también busca regular los paros con una ley que obligaría a los huelguistas a suministrar un servicio mínimo durante los paros.

Pero en Francia, donde el derecho a la huelga es considerado casi un acto sacrosanto, algunas personas afectadas por la huelga mostraron su apoyo a los transportistas.

“Apoyo esta huelga”, dijo la ingeniera Annie Proy. “Después de eso el gobierno atacará los derechos de otros trabajadores”.

Ahora ve
No te pierdas