Cecilia Sarkozy desaira la vida pública

La ex primera dama francesa dijo que se divorciará porque odia ser el centro de la atención púb la noticia del divorcio de la pareja presidencial opacó la huelga de transporte que sufre ese p
Cecilia Sarkozy dijo que la vida pública no va con ella, por
PARÍS (CNN) -

Cecilia Sarkozy dijo que su matrimonio con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, acabó a sólo cinco meses de su elección porque ella odiaba estar en el centro de la atención pública.

"Para él es como si a un violinista le hubieran dado un Stradivarius, de repente tiene la posibilidad de practicar su arte", dijo Cecilia Sarkozy al diario regional L'Est Republicain en un larga entrevista publicada el viernes.

"No es lo mismo para mí".

La oficina de Sarkozy anunció que la pareja se divorcia después de 11 años de matrimonio, lo que convierte al periodo de Cecilia como "primera dama" en el más corto de la historia francesa.

"Lo hemos intentado todo. Yo lo intenté todo. Pero simplemente ya no era posible (...) La vida pública no me va", afirmó, en comentarios que fueron notoriamente libres de cualquier rencor.

"Yo soy alguien a quien le gusta estar en las sombras, que le gusta la serenidad, la tranquilidad".

Sarkozy, que aún usa su anillo de bodas, rechazó una pregunta sobre su divorcio durante una rueda de prensa en el final de una cumbre de la Unión Europea en Portugal.

"El pueblo francés me eligió para solucionar sus problemas, no para hablar sobre mi vida privada", señaló y agregó que los ciudadanos estaban mucho menos interesados en su divorcio que la prensa.

Cecilia, quien esta semana posó para una foto en la revista Paris Match, dijo que ella y el presidente eran como cualquier otra pareja que tiene problemas en su matrimonio.

"Lo que me ha ocurrido a mí es lo que le pasa a millones de personas: un día ya no tienes tu lugar en la pareja", explicó.

"Ya no es la cosa esencial en tu vida. Ya no funciona. Las razones son inexplicables, le pasa a mucha gente," añadió.

Opacan la huelga

La confirmación de la separación, tras meses de especulaciones sobre el matrimonio, se robó la atención de los medios franceses, relegando de la primera plana la huelga de transporte.

La pareja se había separado por un lapso de tiempo en el 2005, y Cecilia se mudó a Nueva York para convivir con otro hombre.

"En el 2005 conocí a otro hombre, me enamoré, me fui", señaló.

Pero regresó con su marido al año siguiente, en un intento de remediar una ruptura que hizo que Sarkozy se viera visiblemente sacudido, con pérdida de peso y aparentemente irritable, lo que generó interrogantes sobre su capacidad de gobernar bajo presión.

Pero un sondeo de CSA determinó que un 92% de los franceses no ha cambiado su opinión sobre Sarkozy por el divorcio, y que un 79% dijo que no era un hecho importante para la política francesa.

Cecilia tuvo un breve momento de gran publicidad en el verano, cuando viajó a Libia para ayudar a liberar a seis médicos extranjeros de una cárcel.

Los socialistas opositores reclamaron una investigación para descubrir si había algún vínculo entre un acuerdo para proveer misiles antitanques a Trípoli y la liberación de los médicos.

"Pensé que podía ayudar", dijo acerca de su viaje. "Ahora me tengo que disculpar por haber conseguido la liberación de estas mujeres y este hombre. Eso no está bien".

 

Ahora ve
No te pierdas