Inglés obligatorio para migrantes en EU

Un chileno encabeza la propuesta para hacer de éste el lenguaje oficial de ese país; esta medida, que impondría el idioma a los inmigrantes, es calificada como "discriminatoria".
Los críticos señalan que representa un intento velado de imp  (Foto: )
Florida, EU (AP) -

Mauro Mujica conoce de primera mano los problemas de ser un recién llegado a Estados Unidos.

Mujica nació en Chile y estudió en la Universidad de Columbia. Alguna vez, contrató a profesores a fin de quitarse su acento hispano, y enfrentó discriminación cuando era un joven arquitecto en la capital estadounidense.

Sin embargo Mujica, de 66 años, no percibe contradicción alguna entre aquellos problemas del pasado y su cargo actual de presidente y director general de U.S. English, el grupo que encabeza el movimiento para hacer del inglés el idioma oficial del país, el cual, según algunos críticos, discrimina a los inmigrantes.

Para Mujica, jefe de U.S. English desde 1993, el mensaje del grupo para los recién llegados es incontrovertible.

''Si llegas a este país, debes aprender el idioma de este país'', dijo Mujica, quien reside en Washington y pasa los fines de semana en Boca Ratón, Florida, donde tiene una casa.

Desde su fundación en 1983, U.S. English ha cabildeado ante el Congreso para que apruebe una legislación que declare el inglés como idioma oficial de Estados Unidos y de todos los asuntos del gobierno. El grupo, con sede en Washington, está formado por dos organizaciones exentas de impuestos.

U.S. English Foundation se dedica a la investigación de la lengua y ha establecido un centro en Eslovaquia.

U.S. English Inc. es un grupo de cabildeo que ha ayudado a la aprobación de leyes sobre el idioma oficial en 30 estados, incluida Florida en 1988. El grupo se opone a la educación bilingüe y a los servicios de traducción financiados por el gobierno en la mayoría de los casos, pero no al uso de otros idiomas para la difusión de avisos sobre salud pública, procesos judiciales y otros asuntos, donde el acceso igualitario de toda la población está garantizado por la ley.

En la opinión de Mujica, los inmigrantes suelen aislarse en enclaves lingüísticos, como los que se observan en el sur de la Florida, y necesitan ayuda para acercarse a la mayoría de la población.

''No hacemos lo suficiente para ayudar a la asimilación de los inmigrantes'', dijo Mujica, quien adquirió la ciudadanía estadounidense en 1970. ''Ya sea que estén aquí en forma legal o ilegal, una vez que el gobierno permite su ingreso es responsable por ayudarlos a aprender inglés''.

Mujica dice que el gobierno debería invertir en sistemas de enseñanza del inglés, inspirados en los ''ulpán'', de Israel, programas intensivos para aprender hebreo, financiados por el gobierno para los inmigrantes.

El directivo, que habla con soltura cinco idiomas, rechaza las acusaciones de que defiende una política para que sólo se hable inglés. Sus tres hijos hablan español e inglés en su casa.

Pero Mujica percibe que hace falta una ley federal sobre la lengua oficial, a fin de atender el caos ocasionado por el gran número de idiomas en el país, y critica a las instituciones públicas, como las escuelas, por doblegarse ante las exigencias de los grupos de inmigrantes.

''Es una locura. Actualmente, cualquiera puede exigir casi lo que le plazca, porque no hay un idioma oficial'', dijo. ''¿Vamos a empezar a colocar señales viales en lenguas extranjeras? Podemos expedirle a alguien una licencia de automovilista en chino, pero, ¿de qué le servirá si las señales en las carreteras están en inglés?''.

Mujica ha condenado algunas iniciativas para ofrecer contenido en español, como el anuncio realizado por la cadena Univisión a mediados de este año, acerca de que transmitiría debates de los candidatos presidenciales demócratas, conducidos en ese idioma.

En una declaración pública antes de la transmisión del 9 de septiembre, Mujica dijo que Univisión sigue una tendencia nacional, de ''pedir que el gobierno y los funcionarios aprendan el idioma de los inmigrantes, en vez de pedirles a los inmigrantes que aprendan el idioma de nuestro país''.

Los críticos señalan que el movimiento para hacer del inglés el idioma oficial representa un intento velado de imponer una cultura estandarizada.

''Es un movimiento profundamente equivocado y nocivo. Se usa para castigar principalmente a los latinos'', consideró Juan F. Perea, profesor de derecho de la Universidad de Florida en Gainesville, quien ha escrito muchos textos sobre los movimientos para imponer un idioma oficial en la historia estadounidense. ''Es como decir que alguien sólo puede ser estadounidense en esta forma: Hablando inglés, siendo blanco; es la forma 'anglo' de ser estadounidense''.

Ahora ve
No te pierdas