Lydia Cacho premiada por su valentía

La periodista mexicana fue reconocida por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios; Cacho enfrentó amenazas de muerte por denunciar actos de pedofilia y acusada de difamación.
NUEVA YORK (AP) -

Seis mujeres que arriesgaron sus vidas reportando en Irak, la periodista mexicana Lydia Cacho que enfrentó amenazas de muerte por denunciar actos de pedofilia, y una reportera etíope acusada de traición fueron premiadas el martes por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios de Comunicación.

Bob Woodruff, de ABC News, quien casi muere en enero del 2006 durante un ataque con bombas en Irak en el 2006, presentó el premio a las mujeres iraquíes por su trabajo en la oficina de Bagdad de la organización noticiosa McClatchy. Las galardonadas fueron Sahar Issa, Huda Ahmed, Shatha al Awsy, Alaa Majeed, Zaineb Obeid y Ban Adil Sarhan.

De los reporteros muertos en Irak, el 80% son iraquíes, dijo Woodruff, y añadió que las mujeres durmieron con chalecos antibalas y cascos al lado de sus camas.

Issa aceptó el premio a la valentía en nombre de las mujeres, y dijo que las mujeres iraquíes deben vivir dobles vidas, no contar lo que hacen a sus amigos ni familiares por seguridad, y saber que ''cada entrevista que hacen puede ser la última''.

''Así que, ¿por qué continuar?'', se preguntó. ''Porque estoy cansada de ser catalogada como terrorista, cansada de que una vida perdida en mi país no signifique nada. Este no es el futuro que quiero para mis hijos. Ellos no son terroristas, y sus vidas no son insignificantes'', agregó.

Cacho, de 44 años, corresponsal para la agencia noticiosa CIMAC, escritora de la revista Día Siete y fundadora de un centro para mujeres, viaja con guardaespaldas debido a amenazas de muerte por sus reportajes. Sus artículos contribuyeron a encarcelar al cabecilla de una banda de pedófilos.

Agregó que México es el segundo lugar más peligroso del mundo para los periodistas, sólo superado por Irak. Pero resaltó al recibir su premio que ''no la callarán''.

La reportera etíope y ex directora editorial Serkalem Fasil, de 27 años, fue una de los 14 periodistas que fueron arrestados y acusados de traición por publicar artículos criticando la conducta del gobierno en las elecciones parlamentarias en mayo del 2005.

El día que la arrestaron, Fasil, quien tenía dos meses de embarazo, fue golpeada brutalmente por la policía. Fue liberada en abril, pero el gobierno la acusó de nuevos cargos tres meses después, y su caso está programado para ser escuchado el próximo mes por la Corte Suprema.

Fasil no llegó a Nueva York.

La fundación entregó el premio a la trayectoria a la periodista independiente Peta Thornycroft, de 62 años, quien en medio de una arremetida contra los medios en Zimbabue, renunció a su ciudadanía británica y se nacionalizó zimbabuense para seguir reportando desde el país.

En su libro ''Los demonios del Edén'', Cacho relata supuestas correrías en Cancún del empresario Jean Succar Kuri, quien en julio del 2006 fue extraditado por Estados Unidos para ser enjuiciado en México por corrupción de menores, abusos sexuales a menores y pornografía infantil. Succar Kuri ha negado las acusaciones.

El asunto causó sensación por la divulgación de grabaciones de audio con telefonemas en que el gobernador del estado de Puebla, Mario Marín, y el empresario Kamel Nacif tramarían la encarcelación de Cacho, quien en diciembre del 2005 fue llevada por carretera de Cancún a una prisión distante 1.500 kilómetros (900 millas) bajo la custodia de policías que no pertenecían al primer lugar y no le explicaron los motivos de la detención. En el trayecto, fue sometida a intimidación por los agentes poblanos.

Más tarde, ya en el estado de Puebla, se le comunicó que había sido acusada de calumnia y difamación por Nacif, y fue dejada en libertad bajo fianza.

Ahora, exonerada de los dos cargos, Cacho espera la respuesta de la Corte Suprema a sus acusaciones contra Marín y otros altos funcionarios estatales por abuso de poder, tráfico de influencias y violación de derechos humanos.

Ahora ve
No te pierdas