Gana Cristina y ya planea más impuestos

Según una fuente, la presidenta electa subirá el gravamen para las exportaciones de granos; los impuestos a las exportaciones son del 27.5% para la soja y del 20% para el trigo y el maíz.
Cristina contará con el control de ambas cámaras del Congres
BUENOS AIRES (CNN) -

La presidenta electa argentina, Cristina Fernández de Kirchner, comenzó el martes a trabajar en la transición y ya evalúa junto a su marido, el actual mandatario Néstor Kirchner, aumentar los impuestos a las exportaciones de granos para reforzar los ingresos fiscales.

La medida, precisada por una fuente del Gobierno, alcanzaría a las ventas externas de soja, trigo y maíz, tres de las principales fuentes de ingresos en divisas del país, que es uno de los mayores actores del mercado mundial de materias primas agrícolas.

"Hay un análisis sobre la posibilidad de hacer algún retoque (a los impuestos a las exportaciones). Si se decide habría que aprovechar el buen momento de los precios internacionales para no afectar la rentabilidad de los sectores afectados", dijo la fuente, que pidió no ser nombrada.

Las exportaciones de granos ya están altamente gravadas en Argentina, como parte de una estrategia del Gobierno de Kirchner para sumar a los fondos del fisco una buena parte de la renta extraordinaria del sector por los altos precios internacionales.

El diario La Nación publicó el miércoles que la subida que planea el Gobierno es de entre un 5 y 10%.

Actualmente los impuestos a las exportaciones son del 27.5% para la soja -el grano que genera más divisas al país- y del 20% para el trigo y el maíz.

Los tres granos se mantienen cerca de sus precios máximos históricos en los mercados globales.

El lunes por la noche Fernández dio su primera entrevista como presidenta electa, en la que sólo señaló de manera general que sus objetivos centrales serán la lucha contra el desempleo y la pobreza.

Tras captar casi el 45% de los votos en la elección del domingo, Fernández asumirá como presidenta el próximo 10 de diciembre y gobernará hasta el 2011.

Contará con el control de ambas cámaras del Congreso y casi todas las provincias, que están en manos de gobernadores de su fuerza o partidos aliados.

La posible subida de impuestos podría ser leída como parte de los cambios en la política económica que exigen los mercados, tras meses de aceleración del gasto público y una reducción del ahorro fiscal.

Los analistas esperan que Argentina vuelva a registrar este año un importante superávit primario cercano al 3% del Producto Interno Bruto, pero gracias a la ayuda que proporcionó una reforma provisional que trajo fondos extraordinarios.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, no confirmó el martes la medida. Sólo se limitó a decir que "seguimos trabajando para mantener y preservar el superávit fiscal y el cuidado sobre los gastos" en declaraciones a Radio 10.

Otro de los puntos que preocupa a la población es una inflación que según los datos oficiales roza el 9% anual, pero que según la oposición y los analistas privados dobla esa cifra.

En la entrevista del lunes por la noche, la presidenta electa aseguró que el dato del ente estatal de estadísticas es correcto y que la inflación aún está dentro de lo previsto en el presupuesto, que es de entre el 7 y el 11%.

Entre enero y septiembre, la escalada de precios minoristas es del 5.8%, de acuerdo con la estadística oficial.

Pero no dio pistas sobre qué medidas podría tomar en su Gobierno para desacelerar los precios.

Ahora ve
No te pierdas