Myanmar entabla diálogo con EU

La diplomática Shari Villarosa sostuvo un encuentro con militares, reportó el gobierno de EU; el enviado de la ONU a Myanmar entregó su informe de labores a las autoridades del organismo.
Las protestas en Myanmar piden contener la represión que pad
YANGÓN (AP) -

La diplomática estadounidense más importante en Myanmar mantuvo este viernes un diálogo inusual con la junta militar de ese país, un día después que su líder ofreció reunirse con la activista prodemocracia Aung San Suu Kyi si se cumplen ciertos requisitos.

Algunos diplomáticos y figuras de la oposición dudaban que la oferta fuese genuina, pero expresaron su esperanza de que el encuentro con Suu Kyi, que la líder opositora ha solicitado durante años, pueda materializarse.

Shari Villarosa, que se desempeña como embajadora interina de Estados Unidos, fue informada de que le habían pedido que se reuniera con el gobierno militar que reprimió con violencia las protestas de la semana pasada, dijo el Departamento de Estado en Washington.

Villarosa, que ha criticado de manera pública la represión, se reunió con el vicecanciller Maung Myint en Naypyitaw, la capital del régimen, ubicada a unos 385 kilómetros al norte de Yangón, expresó un funcionario de la embajada estadounidense que pidió mantener su nombre en el anonimato.

Manifestó que la diplomática regresó el viernes a Yangón, pero se negó a ofrecer otros detalles.

Durante su visita, se esperaba que Villarosa reiterara la posición estadounidense de que la junta militar debe reunirse con los grupos de la oposición y ''frenar la fuerte represión'' contra los manifestantes pacíficos, manifestó el jueves Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado.

El líder de la junta militar, general Than Shwe, anunció que está dispuesto a dialogar con Suu Kyi, pero sólo si ella deja de pedir sanciones internacionales.

Than Shwe también insistió en que la Premio Nobel de la Paz deje de instar a la población a que confronte al régimen militar, dijeron la radio y la televisión estatal cuando reportaron las condiciones fijadas por el líder de la junta durante una reunión con un enviado especial de las Naciones Unidas.

El sorpresivo anuncio parecía tener como fin evitar las sanciones económicas y mantener así los recursos naturales de Myanmar, antiguamente llamada Birmania, en los mercados mundiales.

El enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, informó en Nueva York al secretario general de la organización, Ban Ki-moon, sobre su viaje de cuatro días a este país. En su estadía, Gambari intentó convencer a los líderes militares a que terminaran con la represión de activistas que apoyan la democracia.

Mientras tanto, la vida en Yangón volvía lentamente a la normalidad, pero persistían las fuertes medidas de seguridad en el área del centro de la ciudad donde se realizaron las protestas.

El gobierno ha manifestado que 10 personas murieron cuando las fuerzas de seguridad reprimieron las protestas democráticas, pero grupos de la disidencia elevan la cantidad de fallecidos a 200, con más de 6,000 detenidos.

Ahora ve
No te pierdas