Milton Friedman y la doctrina del shock

Naomi Klein vincula en su nuevo libro las técnicas de tortura y la globalización económica; para la autora, el actual sistema utiliza las catástrofes humanas como oportunidades de mercado.
El premio nobel de economía es para la autora un ejemplo de
(Bloomberg) -

Imagine una cinta fantástica en la que el protagonista es el Nobel Milton Friedman (creador de la escuela de pensamiento económico de Chicago) y que aparece como un médico loco que usó países en apuros como laboratorios para sus ideas ‘radicales’. Bien, pues ésta es la tesis que Naomi Klein utiliza en su libro La doctrina del shock.

Klein, que escribió el tratado contra la globalización No Logo, traza intrincados paralelismos entre el “tratamiento económico de choque” de Friedman y las técnicas de tortura desarrolladas durante la Guerra Fría.

En su libro arremete contra personajes de la derecha de los 80 y 90, como Margaret Thatcher o Ronald Reagan. Las páginas de Klein gotean Schadenfreude (placer malsano) al catalogar errores cometidos en la construcción de economías de mercado.

Desde el sudeste de Asia castigado por tsunamis hasta la inundada Nueva Orleans, dice la autora, los neoliberales practicaron el ‘capitalismo de desastre’ tratando a las catástrofes “como apasionantes oportunidades de mercado”.

Como toda metáfora seductora, la ‘doctrina de choque’ de Klein empieza con una pizca de verdad: Friedman estaba convencido de que los mercados abiertos ofrecían la forma más eficaz de organizar a la sociedad.

Para transmitir su mensaje, Klein produjo un filme con el cineasta mexicano Alfonso Cuarón que alterna escenas de pacientes sometidos a electrochoque y Friedman recibiendo el Premio Nobel de Economía.

Ahora ve
No te pierdas