Tabasqueños sobreviven en techos

Las inundaciones cubren el 80% del territorio de Tabasco y hay cerca de un millón de damnificad no hay agua potable ni electricidad y se han detenido ya a varias personas por saqueos.
El rescate de los damnificados se lleva a cabo por agua y ai  (Foto: )
VILLAHERMOSA, (CNN) -

Miles de personas aguardaban con desesperación el sábado en los techos de sus viviendas en el sur de México para ser rescatadas de la devastadora inundación, que tiene a gran parte del estado de Tabasco bajo el agua y a más de 800,000 personas sin hogar.

Unas 70,000 personas pasaron la noche en albergues de emergencia, mientras el Ejército llevaba alimentos y agua, y buscaba rescatar a los habitantes que seguían en los techos de las viviendas por medio de helicóptero o embarcaciones.

Hasta el momento sólo una persona ha fallecido en Tabasco, pero en el vecino estado de Chiapas el Gobierno informó de cuatro muertos por las fuertes lluvias que han desbordado ríos, derribado puentes y que tiene a comunidades aisladas, según la prensa local.

"Necesitamos ayuda", dijo una mujer tras ser rescatada en un helicóptero del techo de una escuela en Tabasco, que vive su peor desastre natural en la historia.

"Hay mucha gente ahí arriba, hay mujeres embarazadas y niños. No quieren dejar sus casas pero ahora no hay otra opción, lo hemos perdido todo", agregó.

Las inundaciones -provocadas desde comienzos de la semana por el desborde de ríos y lagunas tras fuertes lluvias- cubren cerca del 80% del territorio del estado y otros informes aseguran que hay más de un millón de damnificados, casi la mitad de la población total del estado.

El comandante de la marina local, Sergio Lara, dijo que unas 28,000 personas habían sido evacuadas el sábado en helicópteros, pese a problemas con la neblina y la lluvia.

"Lo que nos puede complicar las cosas es el clima. Hoy un helicóptero casi cae debido a la desesperación de la gente para ser auxiliada", dijo Jorge Camacho, director de protección civil del norteño estado de Nuevo León, quien colabora en las acciones de rescate.

Saqueos y detenidos

Ante la falta de medicinas, alimentos y agua potable, miles de habitantes huyeron desde el viernes de la capital hacia los vecinos estados de Veracruz y Campeche.

Otros aprovecharon la ausencia de la policía en las inundadas calles para saquear supermercados en busca de víveres, mientras seguían buscando también a familiares desaparecidos.

La Secretaría de Seguridad Pública había capturado al menos a una veintena de personas por los saqueos, según la prensa local.

El Gobierno local advirtió en un comunicado que aunque las aguas han bajado ligeramente su nivel, siguen en una altura crítica, además de que podrían seguir afectando a varias zonas bajas del estado.

Las esperanzas de que las aguas bajaran debido a la salida del sol el viernes se desvanecieron por la noche por una lluvia pertinaz que alborotó más las corrientes que fluyen por las calles.

No hay electricidad ni telefonía fija o celular.

Ahora ve
No te pierdas