Tabasco, los otros costos del desastre

El costo económico no será solo por las tierras y los bienes perdidos, también por las enfermed expertos advierten que tras el caos, vendrán fenómenos de gente abandonada, presionada y angust
Los riesgos en la salud aumentan por el cambio climático. (N  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las inundaciones en Tabasco traerán problemas de salud que son todavía incuantificables, pero que se deben monitorear para disminuir sus efectos en la región, advierten expertos.

Las enfermedades pueden brotar por el agua contaminada, como el cólera, dengue o paludismo, pero también por el estrés en que miles de personas han caído ante la pérdida de su casa, sus bienes, forma de trabajo o por daños físicos.

“El costo económico de Tabasco será inmenso, no sólo a nivel del estado, sino también regional y nacional”, dijo Ana Rosa Moreno, investigadora del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU.

La experta destacó que estos desastres naturales traen consigo presiones sobre la población que deben atenderse, porque, por ejemplo, estudios en Estados Unidos han demostrado que tras eventos extremos hay un mayor registro de niños golpeados.

“Las personas tiene tal estrés que se traduce en violencia doméstica, no sabemos nada en América latina, pero tenemos que avaluar la situación”, indicó la integrante del grupo que obtuvo el premio Nobel de la Paz 2007, junto con el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore.

Destacó que la migración de las personas que han sufrido con las inundaciones lleva también la migración de enfermedades a regiones donde posiblemente no se den de forma frecuente o incluso estén erradicadas.

A la fecha, el gobierno de Tabasco ha informado que ha distribuido y aplicado unas 15,000 vacunas contra la hepatitis y se espera recibir 20,000 dosis más.

Sin embargo, la maestra en Ciencia en Ecología Humana advierte que la atención médica y de prevención debe elevarse y no sólo considerar enfermedades endémicas.

“Después vendrá un caos, gente abandonada, presionada, angustiada, son elementos que se deben considerar”, indicó.

Las inundaciones en Tabasco afectaron entre el 70 y 80% del territorio de la entidad dejando alrededor de un millón de personas damnificadas.

Moreno coincide en que es posible prevenir los daños a zonas de alto riesgo por lluvias como Tabasco, a través de políticas públicas basadas en estudios de expertos del cambio climático, pero hasta el momento la coordinación entre los investigadores y las oficinas gubernamentales mexicanas es prácticamente nula.

“Tabasco es una parte del aprendizaje muy doloroso de un problema que está superando al mundo”, señaló Moreno.

Ahora ve
No te pierdas