Investigan a ex colaborador de Giuliani

Bernard Kerik se entregó a las autoridades federales para enfrentar cargos por corrupción; Rudolph Giuliani apoyaba la postulación de Kerik como secretario de Seguridad deI Interior en E
Bernard Kerik es acusado de fraude fiscal y de falsedad en s  (Foto: )
NUEVA YORK (AP) -

El ex comisionado de la policía de Nueva York, Bernard Kerik, se entregó este viernes a las autoridades federales para enfrentar cargos de corrupción.

Un mando policial, que habló a condición de que no fuera revelado su nombre porque el encausamiento no ha sido anunciado oficialmente, confirmó que Kerik se entregó y que comparecerá ante el juez dentro de unas horas.

Kerik es acusado de fraude postal y fiscal, de hacer declaraciones falsas en la solicitud de un crédito bancario, hacer declaraciones falsas para obtener un cargo en el gobierno estadounidense y hurto de servicios honestos, según una persona allegada a la investigación. Esta última acusación implica el abuso de cargo y defraudar al público.

Empero, el encausamiento no incluye cargos relacionados con las presuntas escuchas telefónicas relacionadas con la ex fiscal del condado de Westchester Jeanine Pirro durante la investigación de unos presuntos amoríos extramaritales de su esposo, agregó la persona allegada al caso.

La oficina de la fiscalía federal dijo que dará una conferencia de prensa junto con agentes del FBI y del servicio de Recaudación de Rentas Internas (IRS) en White Plains ''para anunciar el encausamiento de un ex funcionario público'', indicó escuetamente ese departamento.

El encausamiento podría empeorar el panorama electoral del ex alcalde neoyorquino Rudolph Giuliani, al acercarse las primeras elecciones primarias.

Giuliani respaldó la postulación de Kerik en el 2004 como secretario de Seguridad Interior. Pero, días después que el presidente George W. Bush presentara a Kerik como su postulado al cargo, el ex comisionado de policía anunció que se retiraba debido a unas discrepancias fiscales relacionadas con una antigua niñera.

La investigación comenzó con las denuncias de que Kerik, de 52 años, cuando era funcionario municipal, aceptó 165,000 dólares en mejoras de su domicilio en el barrio neoyorquino del Bronx, pagados por una empresa constructora relacionada con la mafia que solicitó su ayuda para obtener un contrato municipal.

Kerik se declaró culpable el año pasado de una falta en un tribunal estatal, admitiendo que la remodelación fue un regalo ilegal de la firma constructora. La declaración evitó que fuera a la cárcel y le permitió continuar su carrera como asesor en asuntos de seguridad. Empero, las autoridades federales emplazaron su propio jurado investigador antes las denuncias que no reportó ingresos por decenas de miles de dólares que recibió de sus partidarios y amigos, y de no haber pagado los impuestos correspondientes.

Kerik fue comisionado de policía cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Ahora ve
No te pierdas