Inauguran mausoleo de Yaser Arafat

El presidente de Palestina develó un gigantesco mausoleo en honor a Arafat que costó más de 1 m este monumento mide 11x11 metros para coincidir con su muerte y tardó tres años en construirse.
Fue construido con vidrio y piedra de Jerusalén y está rodea
RAMALA, Cisjordania (AP) -

El presidente palestino Mahmud Abbas inauguró el sábado un mausoleo de más de un millón de dólares en honor a Yaser Arafat, en una ceremonia pomposa que le permitió aprovechar la persistente popularidad de su predecesor en momentos que se encamina a retomar las negociaciones de paz con Israel.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) tardó tres años en planificar y construir dos sencillos y elegantes edificios de fina piedra blanca en homenaje a Arafat.

El primero, una mezquita, coronada por una torre de 20 metros de altura que trata de transmitir la grandeza de un líder que puso el problema palestino en la agenda internacional, y el segundo un sencillo cubículo que alberga la tumba en sí.

Mide 11 metros por 11 metros (120 pies cuadrados) para marcar el día de su muerte y un museo de Arafat será inaugurado el próximo año.

El mausoleo fue construido con vidrio y piedra de Jerusalén y está rodeado por agua; debajo de la tumba hay un pedazo de una vía de tren.

El agua y la vía buscan simbolizar la naturaleza temporal de la tumba, dijeron las autoridades. Los palestinos esperan volver a enterrar a su líder algún día en Jerusalén, la ciudad que aspiran sea la capital de su futuro estado.

Arafat falleció el 11 de noviembre del 2004 en un hospital militar francés y fue enterrado en el complejo de la sede del gobierno palestino en Cisjordania.

Aún no se conoce de manera precisa la causa de la muerte de Arafat, lo que ha alentado persistentes rumores de que podría haber sido envenenado o que habría fallecido de sida.

En el pasado, algunos funcionarios palestinos pidieron a las Naciones Unidas que investiguen su muerte, alegando que fue envenenado por Israel.

Durante la ceremonia, Abbas colocó sobre la tumba una corona de flores de los colores de la bandera palestina y honró a Arafat con un momento de silencio.

En un breve discurso, Abbas prometió reclamar parte de Jerusalén para su gente. El destino de la ciudad, que es reivindicada tanto por israelíes como por palestinos, es uno de los temas más espinosos de las conversaciones de paz, que se reanudarían tras una conferencia patrocinada por Estados Unidos a fines de este mes.

Ahora ve
No te pierdas