Clonación humana, ¿prohibirla o no?

La ONU advierte que el mundo enfrenta la disyuntiva de permitir o no la clonación de humanos; los expertos afirman que es sólo cuestión de tiempo para que la ciencia pueda permitirlo.
OSLO (CNN) -

El mundo enfrenta una difícil decisión entre prohibir la clonación humana o buscar formas para evitar que genere abusos o discriminaciones, dijo un estudio dado a conocer el domingo.

Según expertos de la Universidad Instituto de Estudios Avanzados de Naciones Unidas, es sólo cosa de tiempo antes de que los científicos logren una clonación humana, siempre que los Gobiernos no lo prohíban.

“Sea cual sea el camino escogido por la comunidad internacional, tendrán que actuar pronto, ya sea para prevenir la clonación reproductiva o para defender los derechos humanos de los individuos clonados”, señaló A.H. Zakri, jefe del instituto que tiene sede en Yokohama en Japón.

“Una prohibición mundial legalmente vinculante de las actividades para crear un clon humano, junto con libertad para que las naciones permitan investigaciones terapéuticas estrictamente controladas (es la opción que) tiene la mayor viablilidad política dentro de las opciones disponibles”, dijo el estudio.

Las negociaciones sobre una prohibición internacional para la clonación fracasaron en el 2005, debido a las desacuerdos relacionados con la autorización de investigaciones sobre clonación con el fin de ayudar a tratar enfermedades tales cono la diabetes y el Alzheimer.

La mayoría de los Gobiernos se oponen a la clonación de humanos y más de 50 tienen leyes que la prohiben.

Si los Gobiernos deciden no prohibir la clonación, deberán, a cambio, preparar medidas legales para proteger a los clones humanos de un “potencial abuso, prejuicio y discriminación”, dijo el estudio.

La clonación para investigación podría producir tejidos genéticamente perfectos para una persona y, por lo tanto, ayudaría a generar células para tratar enfermedades tales como ataques al corazón, diabetes, daños a la espina dorsal, Parkinson y Alzheimer, dijo el estudio, que se dió conocer en Oslo.

Según los autores, las leyes deberían garantizar los derechos humanos de los clones para protegerlos de la discriminación.

De no ser así, quienes se oponen a la clonación podrían, en una disputa por herencia argumentar que un clon y la persona de la cuál se generaron sus células deberían obtener, cada uno, sólo media porción de lo heredado.

“De la misma forma en que un gemelo idéntico es un individuo, un clon sería un individuo”, dijo Tobin.

El reporte destacó que hasta ahora se han hecho clones de ratones, ovejas, cerdos, vacas y perros, y que investigadores estadounidenses lograron el año pasado la primera clonación de un primate.

Ahora ve
No te pierdas