Respaldo en España al Rey

Algunos medios de comunicación destacaron el regaño del monarca contra Hugo Chávez; el propio Aznar telefonéo a Zapatero y al rey para agradecerles la defensa que hicieron de él.
MADRID (CNN) -

La mayoría de los españoles respaldaron el domingo al Rey Juan Carlos por mandar callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien calificó de “fascista” al ex mandatario del Gobierno José María Aznar.

La reacción sin precedentes del monarca ocurrió tras las críticas vertidas por los líderes izquierdistas latinoamericanos contra Aznar y empresas españolas durante la XVII Cumbre Iberoamericana, celebrada en Santiago de Chile.

El Rey perdió la paciencia cuando Chávez interrumpió repetidamente al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien pedía respeto para Aznar porque fue un mandatario electo de manera democrática.

“¿Por qué no te callas?”, le gritó el Rey a Chávez apuntándole con el dedo. Después, el monarca salió momentáneamente del salón.

El Partido Socialista emitió un comunicado en el que consideró “impecable” la reacción, que dijo que fue un “gesto acordado” entre Zapatero y el Rey Juan Carlos.

El portavoz parlamentario socialista Diego López Garrido defendió también la respuesta de ambos.

“El jefe del Estado y el presidente del Gobierno unidos, sin fisuras, han demostrado una vez más como se defienden los intereses de España y los españoles (...) incluyendo a quienes como el ex presidente del Gobierno Aznar no se comporta precisamente de esa forma cuando va a al extranjero”, afirmó.

Varios medios informaron que Aznar telefoneó a Zapatero y al Rey para agradecerles la defensa. Posteriormente, el Partido Popular dijo que la reacción de Zapatero fue “adecuada”, pero culpó del incidente a la política exterior del Gobierno.

“La respuesta del presidente del Gobierno ayer fue la adecuada, pero desgraciadamente llega muy tarde. La desarticulación de la política exterior española ha quebrado consensos y ha dañado el prestigio que había conseguido España con los gobiernos anteriores al del señor Rodríguez Zapatero”, dijo el presidente del PP, Mariano Rajoy.

En bares y foros de Internet, los españoles simpatizaron con las preocupaciones de Chávez sobre las empresas españolas y el poder diplomático, pero dijeron que estuvo fuera de lugar hacer de España el nuevo objetivo de su retórica antiimperialista y antifascista.

“Lo que hizo el Rey estuvo completamente justificado”, dijo el trabajador bancario Carlos García, que agregó que no se consideraba partidario ni de la familia real ni de Aznar.

El partido Izquierda Unida calificó la reacción del Rey como “excesiva”. El portavoz Willy Meyer dijo que el Rey se comportó como si estuviera en los siglos XV y XVI.

“No puede mandar callar a un presidente (en España), tampoco puede hacerlo fuera”, afirmó.

En varios aspectos, el Rey tuvo el apoyo de la prensa española.

El diario El País afirmó que el monarca Juan Carlos “estuvo en su papel” pero agregó que “la figura del Rey no debería estar por más tiempo en el primer plano político”, dado su papel de moderación.

El Periódico de Catalunya señaló que la reacción del monarca no fue la más adecuada, pero lo atribuyó a la incómoda situación que provocaron las palabras de Chávez.

Por su parte, El Mundo la definió en su portada como “las cinco palabras que Chávez merecía hace tiempo que alguien le dijera”.

Ahora ve
No te pierdas