Calderón promulga reforma electoral

La norma prohíbe a los partidos contratar publicidad en los medios de comunicación electrónicos las empresas de radio y TV se opusieron a los cambios, pues afectan en sus ingresos por publici
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

El presidente Felipe Calderón promulgó una reforma electoral que por primera vez prohíbe a partidos contratar propaganda en medios de comunicación electrónicos, pese a los reclamos de las empresas de radio y televisión.

Con la publicación el martes en el Diario Oficial de las reformas a nueve artículos de la Constitución, se abre también un plazo de 30 días para que el Congreso haga las adecuaciones necesarias a leyes secundarias y para renovar a los integrantes del Instituto Federal Electoral (IFE).

La reforma había sido avalada por el Congreso de la Unión y la mayoría de los 31 estados pese a una ofensiva que encabezó la industria de la radio y televisión, y se concretó meses después de los comicios presidenciales del 2006 que concentró la mayor cantidad de los recursos en propaganda en medios electrónicos.

A partir de estas modificaciones, los partidos ya no podrán contratar directamente espacios para propaganda en radio y televisión, algo que en los últimos años les había dejado ingresos millonarios.

Los espacios en los medios electrónicos serán regulados por el IFE, que utilizará los llamados ''tiempos oficiales'', es decir, el tiempo del que dispone el Estado mexicano de manera gratuita y que asciende a 48 minutos al día.

Representantes de los medios argumentaron antes de la aprobación que la reforma ponía en riesgo su libertad de expresión, aunque luego reconocieron que estaban en contra de que la propaganda sólo sea a través de los tiempos oficiales porque eso les retiraría una fuente importante de ingresos por publicidad.

El 56% de los gastos de campaña de los partidos en los comicios presidenciales de 2006 fue destinado a radio y televisión, y en este último rubro la empresas Televisa y TV Azteca fueron de las más beneficiadas, según información del IFE. Ni las empresas ni el organismo electoral suministraron cantidades invertidas.

También se reduce el tiempo de campañas presidenciales de seis a tres meses y prohíbe a los partidos usar expresiones que denigren a las instituciones o calumnien a las personas, algo que ocurrió en la campaña del 2006.

Uno de los principales blancos en la campaña fue el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a quien su contrincante y hoy presidente Felipe Calderón calificó de ''un peligro para México''.

El equipo de Calderón incluso divulgó varios anuncios en los que señalaba que si el izquierdista ganaba la presidencia los mexicanos podrían perder su trabajo y casa. López Obrador se dijo víctima de una ''guerra sucia'' y consideró que eso influyó en que su contrincante sumara votos.

Otro de los puntos que provocó divisiones fue la decisión de remover a los consejeros del IFE, incluido su presidente Luis Carlos Ugalde, a quien la izquierda acusó de actuar parcialmente durante las pasadas elecciones.

Ugalde había dicho que con esa decisión se afectaba la autonomía del instituto, una posición que respaldaron algunos académicos e intelectuales.

Ahora ve
No te pierdas