Dos fuertes réplicas estremecen a Chile

La zona norte del país experimentó dos temblores de 6.8 y 6.2 grados Richter, respectivamente; la presidenta Michelle Bachelet recorre la zona del desastre para evaluar los daños causados.
La presidenta Michelle Bachelet realizó un recorrido por las
SANTIAGO (Agencias) -

Dos poderosas réplicas, incluyendo una de magnitud 6.8 grados Richter, golpearon el norte de Chile el jueves, un día después de que un fuerte terremoto sacudiera el área, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El organismo señaló que la réplica de magnitud 6.8, originada a sólo 21.7 millas (35 kilómetros) de profundidad, tuvo su epicentro a 58 millas (93 kilómetros) al noreste de Antofagasta en la zona rica en minerales situada al norte de Chile.

Dos minutos antes, otra réplica, que inicialmente se reportó con una magnitud de 6.5 grados pero luego fue revisada a 6.2 grados, golpeó la misma área, donde un temblor de magnitud 7.7 grados causó la muerte de dos personas y dejó más de 117 heridos el miércoles, 15,000 damnificados y más de 4.000 viviendas dañadas.

Pérdidas

Las pérdidas en las empresas de extracción se calculan en unos 23 millones de dólares, dijeron expertos del sector.

La paralización en las faenas en las principales minas de cobre de las regiones de Antofagasta y Atacama, distantes a 1,360 y 800 kilómetros al norte de Santiago en forma respectiva, implicará una merma de 3,300 toneladas en la producción.

Los yacimientos cupríferos ubicados en la Cordillera de Los Andes debieron paralizar la víspera sus trabajos de extracción por un promedio de ocho horas debido a un corte generalizado de la energía eléctrica.

La ciudad más afectada por el fuerte sismo fue Tocopilla, distante a mil 632 kilómetros al norte de Santiago, donde se ubica una central termoeléctrica que abastece de energía a las minas de las cuales se extrae el 67% del cobre chileno.

El terremoto, que causó dos muertos, 157 lesionados y 15 mil damnificados, provocó un corte generalizado de energía eléctrica en el norte chileno que afectó a las empresas mineras, las cuales funcionan las 24 horas del día.

En las regiones de Antofagasta y Atacama opera la estatal Corporación Nacional del Cobre (Codelco) de Chile con el yacimiento de Chuquicamata, una de las minas a rajo abierto más grandes del mundo, además de las privadas Collahuasi y La Escondida.

Las operaciones en los yacimientos cupríferos del norte se normalizaron en la madrugada y este jueves realizan sus labores con total normalidad.

Los futuros del cobre recortaban pérdidas en Estados Unidos, luego del potente sismo de magnitud 6.8 sacudió la zona rica en minerales del norte de Chile, dijeron operadores.

En la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York, el cobre para entrega en diciembre operaba a 3.14 dólares la libra a las 1536 GMT, por encima de los 3.1220 dólares que registraba antes de las noticias sobre el sismo.

Michelle Bachelet recorre la zona

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, llegó el jueves a Tocopilla, el más devastado por el terremoto de la víspera de 7.7 grados, y empezó a coordinar la ayuda para los 15,000 damnificados que perdieron sus viviendas y que pasaron su primera noche en carpas, cuidando los pocos bienes que rescataron.

Mientras Bachelet conversaba con habitantes en las afueras del dañado hospital local se sintieron las réplicas que hizo reaccionar a sus escoltas, que la alejaron de un poste de electricidad.

La mandataria viajó primero a Antofagasta y luego sobrevoló en helicóptero las zonas más afectadas que son Tocopilla, 1,863 kilómetros al norte de Santiago, y el campamento minero de María Elena, 75 kilómetros al sur de este puerto.

''Hay que construir un hospital nuevo, pero eso no es de un día para otro'', les dijo Bachelet a numerosas mujeres que la rodearon para solicitarle ayuda.

El jueves en la madrugada llegó a Tocopilla un hospital de campaña de la fuerza aérea, que fue rápidamente armado. ''Ya está en condiciones de atender'', dijo el general Guillermo Ramírez.

El hospital se encontraba en Antofagasta, 260 kilómetros al sur de Tocopilla, explicó Ramírez, que añadió que es el mismo que Chile envió a Pisco, Perú, para atender a los heridos del terremoto del 15 de agosto.

El hospital del pueblo está tan dañado que es un riesgo usarlo.

Los tocopillanos dicen que fue un ''terremoto hipócrita'' porque no mostró la verdadera magnitud de la destrucción. Centenares de fachadas esconden paredes y techos en el suelo.

Se espera que Bachelet declare zona de catástrofe a Tocopilla y María Elena, lo que permitirá saltarse múltiples trámites burocráticos y agilizar la distribución de dineros fiscales.

Ahora ve
¿Era el perpetrador del ataque en Manchester un “lobo solitario”?
No te pierdas
×