Bhutto es libre, EU presiona a Pakistán

Terminó el arresto domiciliario de la opositora poco antes de una visita del vicesecretario de el funcionario presionará al presidente Musharraf a poner fin al estado de emergencia impuesto.
Benzir Bhutto ha dicho que hay posibilidad de un boicot en l  (Foto: )

Las autoridades de Pakistán pusieron fin el viernes al arresto domiciliario de la líder opositora Benazir Bhutto, horas antes de que asuma un primer ministro provisional para supervisar unas elecciones que la oposición considera que no serán ni libres ni justas.

La liberación de Bhutto se produce poco antes de la visita al país del vicesecretario de Estado de Estados Unidos, John Negroponte.

El fin de la reclusión de Bhutto fue muy bien recibido en Washington, donde el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, pidió que también fueran liberados otros detenidos políticos.

"También es necesario tomar otras medidas, entre ellas levantar el estado de excepción", dijo.

El funcionario buscará presionar al general Musharraf para que ponga fin al estado de excepción que impuso el 3 de noviembre en un aparente intento por mantenerse en la presidencia, y para que libere a miles de opositores detenidos.

Estados Unidos esperaba que Musharraf y Bhutto acabaran compartiendo el poder tras las elecciones generales, algo que ya parece descartado luego del enfrentamiento público que han protagonizado antes de los comicios.

Los oficiales penitenciarios abandonaron la residencia de Bhutto en Lahore, en el este del país, donde la mujer llevaba confinada desde el martes para evitar que acudiera a una manifestación a favor de la democracia y contra el estado de excepción decretado por el presidente Pervez Musharraf.

"El Gobierno ha retirado la orden de detención de Bhutto y, desde ahora, es libre de ir a donde quiera", dijo Aftab Cheema, jefe de policía de Lahore.

"La policía permanecerá (en el exterior) por su seguridad, pero no habrá restricciones a sus movimientos", agregó.

Musharraf se ha comprometido a celebrar elecciones parlamentarias el 9 de enero.

El presidente eligió a un aliado como primer ministro provisional, el presidente del Senado, Mohammadmian Soomro, y a un gabinete de 24 miembros lleno de leales al general para supervisar las elecciones.

La oposición rechazó la medida y la consideró parte del plan de Musharraf para mantener el poder, y aseguró que las elecciones no serían justas, especialmente bajo el estado de excepción.

Bhutto, que celebrará una conferencia de prensa más tarde, ha dicho que la posibilidad de un boicot a la elección será discutida durante una reunión de opositores el 21 de noviembre.

El oficial de policía de Lahore Malik Mohammad Iqbal dijo que las activistas femeninas detenidas serán liberadas el viernes, pero un correligionario de Bhutto señaló que eso era sólo para impresionar a los estadounidenses.

"El Gobierno está haciendo esto para mostrar a sus amos que somos tan democráticos y el gobierno interino es neutral", dijo Latif Khosa, senador y allegado a Bhutto.

Luchando para asegurar otro mandato ante desafios legales, Musharraf suspendió la Constitución, despidió a jueces hostiles a su control, detuvo a miles de oponentes y activistas de derechos humanos, y limitó a los medios de comunicación.

Ahora el general dijo que renunciará al ejército y jurará como presidente civil tan pronto como la Corte Suprema, cuyos lugares han sido ocupados por jueces amigos de Musharraf, desestime las trabas legales. El fiscal general dijo que la Corte validaría el nuevo mandato antes de fin de mes.

Ahora ve
No te pierdas