Seis días y la huelga en Francia no cesa

Los sindicatos transportistas votarán hoy las medidas para llegar a un acuerdo y terminar el pa hasta el momento, sólo 300 de 650 trenes rápidos TGV están en funcionamiento.
La huelga por la reforma de pensiones le ha costado el servi  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

Los pasajeros franceses se enfrentaban este lunes a otra jornada de sufrimiento, aunque los sindicatos del transporte ofrecieron una esperanza para poner fin a una huelga de seis días por la reforma de las pensiones.

Los sindicatos votarán más tarde sobre las iniciativas a seguir, después de acordar el domingo reabrir las negociaciones sobre los planes del Gobierno para suprimir los privilegios en las pensiones que permiten a algunos trabajadores del sector público retirarse dos años y medio antes de la edad oficial.

Aún así, la mayoría de los sindicatos no han recomendado hasta ahora formalmente poner fin a los paros, y aunque el lunes estaban operando más trenes, pocos esperaban que se volviera a la normalidad antes del martes, cuando otros trabajadores del sector celebren otra protesta.

"No se puede ordenar por decreto el fin de la crisis. Pero mi papel como responsable sindical es buscar las condiciones (para una resolución) y ofrecer perspectivas que cumplan las expectativas de los trabajadores ferroviarios", declaró Didier Le Reste, líder de la división de ferrocarriles del sindicato CGT, al diario Le Parisien.

El SNCF señaló que esperaba que funcionaran 300 de los 650 trenes rápidos TGV, frente a los 250 del domingo y estaba previsto que los trenes Eurostar a Londres circularan con normalidad.

El operador del metro de París RATP dijo que no contaba "prácticamente" con trenes en las rutas hacia y desde los aeropuertos de la capital.

La reforma del régimen especial de pensiones es una prueba importante para la capacidad del presidente, Nicolas Sarkozy, de cumplir la promesa electoral de revisar la segunda mayor economía de la zona euro e introducir la flexibilidad que según él se necesita para crecer más rápido.

Con mucho en riesgo, se presenta una batalla de relaciones públicas entre el Gobierno y los sindicatos sobre quién es el responsable de prolongar la huelga de transporte, que parece que se solapará con las protestas del martes de los profesores y otros trabajadores del sector público.

Los sondeos de opinión mostraron que la huelga ferroviaria es impopular entre la mayoría de los votantes franceses, pero el Gobierno también está bajo presión para demostrar que trabaja por conseguir progresos.

Aunque el Ejecutivo ha declarado que no cederá en los principios claves de la reforma, parece que podría tener ganas de alcanzar un compromiso sobre algunos elementos para poner fin a una huelga que está causando el caos en los transportes, afectando a las empresas y desalentando a los turistas.

Ahora ve
No te pierdas