Japón teme por un ataque terrorista

El país asiático endureció las revisiones a los extranjeros para impedir el ingreso a extremist como apoya a EU en Irak, la nación es más propensa a un intento de arremetida de terroristas.
Residentes extranjeros y algunos japoneses protestaron por l
NARITA, Japón (AP) -

Japón intensificó el martes el registro de los extranjeros con la toma de huellas dactilares y fotografías para impedir el ingreso de terroristas, a pesar de las quejas de que la medida afecta principalmente a quienes no son japoneses.

Casi todos los extranjeros mayores de 16 años, incluidos residentes por mucho tiempo, serán sometidos al nuevo procedimiento. Las únicas excepciones son diplomáticos, invitados del gobierno y residentes permanentes como los coreanos que han vivido en Japón durante varias generaciones.

Tokio apoya las operaciones militares, encabezadas por Estados Unidos, en Irak y Afganistán, lo cual despierta el temor de que Japón pueda ser atacado por terroristas.

Las autoridades dijeron que las nuevas medidas de seguridad son necesarias, aunque podrían ser incómodas para los visitantes.

''Hay personas que cambian de nombre, portan pasaportes fraudulentos y simulan ser otras personas'', explicó Toshihiro Higaki, un funcionario migratorio en el Aeropuerto Internacional de Narita, cerca de Tokio. ''La medida funciona también como factor de disuasión''.

Las huellas dactilares y las fotografías serán comparadas con los datos de terroristas y los archivos de extranjeros con antecedentes penales en Japón. Las autoridades negarán el ingreso o deportarán a las personas que encajen con esa información.

Japón es el segundo país después de Estados Unidos que adopta el sistema, dijo Takumi Sato, funcionario de la Oficina de Inmigración.

Los detractores dijeron que las medidas discriminan a los extranjeros y violan su vida privada.

Unas 70 personas realizaron el martes una manifestación de protesta frente al Ministerio de Justicia.

''No me gusta que el gobierno tenga mi información personal'', expresó la estudiante australiana Rebecca Miller que vive en Japón desde julio.

El lunes, alrededor de 70 grupos civiles de varias partes del mundo enviaron una carta de protesta al ministro de Justicia, Kunio Hatomaya.

''Consideramos que sus planes... son una violación grosera y desproporcionada de las libertades civiles que copia las prácticas más ineficaces, onerosas y riesgosas sobre la administración de las fronteras en el mundo'', señalaron en la misiva.

Ahora ve
No te pierdas