Denuncian sabotaje a transporte francés

Operadores ferroviaros aseguraron que las unidades registran severos retrasos en sus servicios; este miércoles se espera que las autoridades y los huelguistas regresen a la mesa de negociació
Las protestas en Francia en contra del gobierno se han incre  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

La red francesa de trenes de alta velocidad ha sufrido un sabotaje generalizado, lo que ha originado grandes retrasos en unos servicios ya afectados por una huelga de ocho días en el transporte, dijo un alto ejecutivo del operador ferroviario estatal SNCF.

"Un cierto número de acciones ha tenido lugar al mismo tiempo en la red ferroviaria de alta velocidad", aseveró el número dos de SNCF, Guillaume Pepy, a la emisora radial RTL.

"Nos enfrentamos a un acto coordinado de sabotaje de las instalaciones, destinado a impedir la esperada vuelta del tráfico (ferroviario)", añadió.

La mayoría de los ferroviarios han vuelto a sus puestos de trabajo antes de reanudarse las negociaciones sobre la disputada reforma de los sistemas de pensiones.

Pepy dijo que varios pirómanos habían dañado los cables de la línea TGV del este del país, impidiendo que los trenes operaran desde las 06:00 horas locales. En la parte oeste de la red se produjo un "incendio muy importante" que dañó unos 30 kilómetros de señales, dijo Pepy.

La SNCF dijo que preveía que el sabotaje causara retrasos de tres horas en otras partes de la red TGV, que lleva el grueso del tráfico entre las principales ciudades de Francia.

Pepy no dijo quién estaba detrás del sabotaje, aunque la dirección de SNCF había anunciado que los activistas sindicales podrían intentar dañar la red para impedir una vuelta a la normalidad en el servicio ferroviario.

El gobierno francés, los sindicatos y los dirigentes empresariales tienen previsto volver a las negociaciones este día, con el objetivo de poner fin a la huelga que ha afectado a todo el tráfico ferroviario del país.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que no daría marcha atrás a su controvertida reforma de las pensiones, que acaba con los privilegios de algunos sectores de empleados estatales, pero indicó que estaba dispuesto a hacer concesiones en otras áreas.

La responsable de la patronal francesa señaló que la disputa estaba causando graves daños a la economía.

"El costo de la huelga es simplemente incalculable. Eso quiere decir que probablemente sea gigantesco. Es una verdadera catástrofe para nuestra economía", dijo Laurence Parisot a la RTL.

Aunque la amplia mayoría de los ferroviarios y de los empleados del transporte de París han vuelto a trabajar, un núcleo duro de sindicalistas se ha negado a abandonar la huelga y exige la retirada completa de la reforma de las pensiones del Gobierno de centroderecha.

La reforma del sistema de pensiones es el principal desafío al que se enfrenta Sarkozy desde que asumió el cargo en mayo, y su Gobierno teme que su credibilidad quede seriamente minada si cede ante los sindicatos.

Sin embargo, una encuesta de opinión publicada el miércoles en el diario conservador Le Figaro dijo que el 68% de las personas piensa que la huelga no estaba justificada.

Los maestros, los empleados del correo, y otros trabajadores estatales regresaron a sus lugares de trabajo el miércoles tras la huelga del martes, convocado en protesta contra el programa económico del Gobierno.

Ahora ve
No te pierdas