Indagan nuevamente cuentas de Pinochet

La Corte Suprema de Chile ordenó una auditoría de los fondos del ex dictador; el juez Carlos Cerda ratificó un fallo en la absolución de la familia del acusado.

La Corte Suprema de Chile ordenó una auditoría a las cuentas del ex dictador chileno Augusto Pinochet, dentro de una investigación por los millonarios fondos secretos que manejó en el extranjero, dijo el miércoles el Poder Judicial.

La Segunda Sala del máximo tribunal chileno ratificó además por unanimidad un fallo de la Corte de Apelaciones que absolvió a los miembros de la familia de Pinochet que fueron procesados por el juez Carlos Cerda tras acusaciones de malversación de fondos públicos.

"Algunos creen que con esto el caso moriría. Por el contrario, la causa sigue y el ministro instructor tendrá que hacer las cosas que sean necesarias y proceder a dictar o no autos de procesamiento," dijo a periodistas Alberto Chaigneau, presidente de la Segunda Sala de la Corte Suprema.

La Sala ordenó en fallo dividido realizar la auditoría contable a través de una "institución independiente."

"Es necesario aclarar todo porque se trata de seguir adelante con la causa," dijo a periodistas el juez Chaigneau.

Cerda había ordenado el arresto del clan Pinochet y otras 17 personas por su implicancia en malversación de fondos públicos por unos 8.2 millones de dólares durante la dictadura (1973-1990), que terminaron en cuentas bancarias personales y se utilizaron para la compra de propiedades.

Con su fallo del miércoles, la Corte Suprema acogió los recursos de amparo presentados por la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, además de cuatro de los cinco hijos del matrimonio y ex colaboradores del dictador.

El hijo mayor de Pinochet, Augusto Pinochet Hiriart, decidió seguir un camino judicial distinto al de su familia para su defensa.

Gran parte de la familia del ex dictador ya había sido procesada por delitos de evasión tributaria y falsificación de pasaportes a inicios del año pasado. Incluso, algunos terminaron detenidos, pero posteriormente también fueron absueltos de esos cargos.

Bajo la dictadura de Pinochet, unas 3,000 personas murieron o fueron desaparecidas, mientras que otras 28,000 sufrieron torturas, incluida la actual presidenta Michelle Bachelet.

Ahora ve
No te pierdas