El peor enemigo de Chávez ¿es él mismo?

La inversión extranjera de Venezuela se desestabiliza por las pólemicas generadas por el mandat sus comentarios causaron roces con Colombia, España, la Iglesia de su país y Arabia Saudita.
Hugo Chávez está más preocupado por su popularidad para el r
BOGOTA (AP) -

El mandatario venezolano, sólo en las últimas semanas ha lanzado insultos al presidente de Colombia, a la jerarquía católica de Venezuela y a un ex jefe de gobierno español. A la vez, ha recibido regaños de los reyes de España y de Arabia Saudita.

Incluso algunos de sus aliados han manifestado su molestia por la ácida lengua del mandatario por inmiscuirse constantemente en los asuntos de otros y por su evidente incapacidad de divorciar lo personal de lo político.

Pero cuando faltan pocos días para el referéndum del 2 de diciembre, sobre cambios constitucionales que podrían consolidar sus poderes en Venezuela, Chávez parece estar más preocupado por su popularidad doméstica que por las reacciones en el plano internacional.

Además atacar a la realeza española y al dirigente colombiano sólo puede rendirle votos.

Cuando el presidente colombiano Álvaro Uribe canceló la semana pasada las gestiones de Chávez con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para conseguir un canje de rebelde en prisión por secuestrados, el líder venezolano se destapó.

''El presidente Uribe está mintiendo...de manera descarada, fea, horrible...Creo que Colombia merece otro presidente, merece un mejor presidente, un presidente que sea digno'', dijo Chávez el domingo.

Poco antes, al referirse a los jerarcas católicos venezolanos, aseguró que ''todos esos tipos, el cardenal y los obispos, son unos estúpidos, unos retardados mentales''. Los obispos habían pedido a los venezolanos que voten según su conciencia en el referéndum del domingo.

En medio de la bonanza petrolera, con el barril de crudo a casi 100 dólares y con las mayores reservas fuera del Medio Oriente, a Chávez ni pareció incomodarle que el rey Abdullah, de Arabia Saudita, descartara su iniciativa para que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) buscara precios más altos del crudo y se posicione como un agente político activo, propuesta hecha en la reunión este mes del cartel energético en Ryad, la capital saudí.

Tampoco pareció importarle que a comienzos de noviembre el rey Juan Carlos de España le dijera ''¿Por qué no te callas?'' tras repetidos ataques de Chávez calificando de ''fascista'' al ex presidente español José María Aznar durante la Cumbre Iberoamericana, en Chile.

Si bien las políticas económicas de Chávez han desestimulado la inversión extranjera, el abultado ingreso petrolero ha evitado que sufra daños internos por su encendida retórica.

''Creo que se siente supremamente confiado porque tiene un mercado energético que no podría serle más favorable'', dijo Michael Shifter, analista en el instituto Inter-American Dialogue, con sede en Washington.

El domingo Chávez declaró que metía en un ''congelador'' las relaciones con Madrid hasta que el rey no se disculpara y ya ha anunciado que revisará todas las inversiones españolas en Venezuela. Hizo el mismo anuncio con respecto a Colombia, pero no hubo de inmediato medidas ni en el caso español ni colombiano.

Con su vecina Colombia, Venezuela tiene un fuerte intercambio comercial de unos 5,000 millones de dólares anuales, y los supermercados venezolanos, en gran parte debido a un estricto control cambiario del dólar, han estado teniendo problemas de abastecimiento con productos como huevos y pollo, que compra a Colombia.

''Están muy preocupados todos los gremios económicos (colombianos)...estaban reunidos con Uribe. Están en juego un millón de empleos (del lado colombiano),'' dijo Enrique Santos, codirector del diario El Tiempo, el más influyente de este país. ''Todos los productos...se le están vendiendo a Venezuela: los huevos, los pollos, la carne'', agregó.

Shifter está entre los analistas que creen que Chávez sencillamente es así y otros creen que el venezolano está apostando a la carta interna.

''Chávez no piensa invadir a Colombia, ni atacar a Colombia, ni declararle la guerra a Colombia'', dijo Teodoro Petkoff, editor del periódico Tal Cual, de Caracas y uno de los mayores críticos del mandatario.

En relación a Colombia, ''todo está pensado en función de la situación de Venezuela'', añadió Petkoff, un ex guerrillero izquierdista. ''Usted puede apostar a que después que pase el referéndum las cosas se normalizaran'', dijo.

Las encuestas de opinión muestran que Chávez tiene frente a sí una dura batalla por el referéndum que en caso de ganar le permitirá la reelección ''continua'', entre otras reformas que le permitirán modificar el gobierno y la economía hacia su modelo socialista.

La gran pregunta es si los ataques y peleas de Chávez afectan sus esfuerzos por desplazar la influencia estadounidense en América Latina. Aunque tiene aliados, en una región que con sólo unas pocas excepciones giró a la izquierda, ''creo que casi no queda gobernante en América Latina con el que Chávez no haya peleado'', dijo Petkoff.

Ahora ve
No te pierdas