Sarkozy: hay ‘brutocracia’ en disturbios

El presidente dijo que lo acontecido en los suburbios no tiene nada que ver con una crisis soci Francia revivió en esta semana los problemas violentos que ocurrieron en el 2005.
PARÍS (CNN) -

Los disturbios que afectaron esta semana un suburbio de París no tuvieron que ver con privaciones sociales sino con una "brutocracia" de los criminales, dijo el jueves el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Las declaraciones de Sarkozy se conocieron tres días después de que docenas de policías resultaron heridos en enfrentamientos con alborotadores luego de la muerte de dos jóvenes en un choque con un auto policial en el barrio Villiers-le-Bel, al norte de París.

"Rechazo toda forma de ingenuidad de otro mundo que quiere ver una víctima de la sociedad en cada sujeto que viola la ley, un problema social en cada disturbio", indicó en un discurso a oficiales de la policía.

"Lo que sucedió en Villiers-le-Bel no tiene nada que ver con una crisis social. Tiene todo que ver con una 'brutocracia'", agregó.

Los disturbios de esta semana recordaron la violencia que afectó a muchos barrios franceses pobres en el 2005, cuando jóvenes alborotadores prendieron fuego a miles de autos durante semanas de enfrentamientos con la policía.

Una fuerte presencia policial en las últimas dos noches ha restaurado una calma tensa en Villiers-le-Bel, pero continúan los rastros de la violencia, en una biblioteca y una concesionaria de coches incendiadas y vidrieras y paradas de autobuses destrozadas.

Los disturbios del 2005, la peor violencia urbana en Francia en 40 años, provocó meses de debate sobre el estado de las sombrías urbanizaciones que rodean a muchas ciudades francesas y la integración de millones de inmigrantes negros y del norte de África.

Pero Sarkozy, que cuando en el 2005 era ministro del Interior adoptó un tono similarmente intransigente, dijo que la respuesta a los disturbios no estaba en gastar más o mejorar las instalaciones.

"La respuesta a los disturbios no es más dinero sobre las espaldas de los contribuyentes. La respuesta a los disturbios es arrestar a los responsables", explicó.

En el 2005 Sarkozy provocó malestar, incluso entre muchas personas no relacionadas con los disturbios, cuando tildó a los alborotadores de "gentuza" ("escoria" o "chusma").

Los "barrios" o "ciudades", como se conoce a las urbanizaciones, están a un mundo de distancia de los prósperos centros de ciudades como París, deteriorados por altos niveles de delito y desempleo, malas conexiones de transporte y viviendas en pésimo estado.

Los jóvenes, muchos de ellos hijos de inmigrantes, frecuentemente tienen relaciones hostiles con la policía y los tribunales, a los que acusan de ser discriminadores.

Ahora ve
No te pierdas