Bhutto busca presidencia de Pakistán

La activista inició su campaña electoral, pero amenazó con boicotear las elecciones del 8 de en el ex ministro Nawaz Sharif quiere evitar los comicios, y espera que Bhutto se una a su causa.
Benazir Bhutto buscará contar con el respaldo de las persona  (Foto: )
ISLAMABAD (CNN) -

La ex primera ministra pakistaní, Benazir Bhutto, publicó su manifiesto para las elecciones de enero, donde promete trabajo para los pobres si logra la victoria, pero mantiene abierta la opción de boicotear la votación.

Otro líder de oposición y ex primer ministro Nawaz Sharif dijo que él y sus aliados boicotearán las elecciones para desafiar al presidente Pervez Musharraf y pretende persuadir a Bhutto para que se les una.

Estados Unidos y otros aliados occidentales esperan que las elecciones libres del 8 de enero restauren la estabilidad en el país musulmán, donde Musharraf juró como presidente civil el jueves.

Musharraf, quien aceptó la presión internacional y renunció el miércoles a la jefatura del Ejército, prometió levantar el estado de emergencia el 16 de diciembre para permitir que la votación se lleve a cabo en un buen nivel.

Bhutto dijo que su Partido Popular de Pakistán (PPP), el más grande de Pakistán, participaría en las elecciones bajo protesta.

"En este momento nos estamos preparando para participar", dijo Bhutto en una conferencia de prensa.

"Estamos haciéndolo bajo protesta, no le estamos dando ninguna legitimidad", agregó Bhutto, quien regresó a Pakistán en octubre tras ocho años de exilio autoimpuesto.

Bhutto prometió programas de trabajos públicos para emplear a la población pobre, acceso a la salud para todos y mejores viviendas para los necesitados, buscando votos entre el 25% de los pakistaníes que viven en la pobreza.

La ex primera ministra dejó abierta la posibilidad de unirse a Sharif en un boicot: "Estamos listos para cambiar nuestra opinión si encontramos una base en común, una agenda en común y un objetivo en común".

Bhutto exige que Musharraf levante de inmediato el estado de emergencia que declaró el 3 de noviembre.

Sharif, quien puso fin a sus siete años de exilio el domingo cuando regresó a Pakistán, dijo que él y sus aliados habían decidido "en principio" boicotear la votación a menos que los jueces destituidos durante el estado de emergencia, que aún están bajo arresto domiciliario, sean readmitidos.

El ex primer ministro, que podría ser excluído de las elecciones debido a los cargos criminales en su contra que, según él fueron motivados políticamente, se reunirá con Bhutto para intentar persuadirla unirse al boiocot, dijo un portavoz del partido.

Un boicot de la oposición unida podría restarle credibilidad a la votación y prolongar la inestabilidad en el país que es vital para Estados Unidos en su lucha contra Al Qaeda y el movimiento Talibán en el vecino Afganistán.

Ahora ve
No te pierdas