Las FARC quieren a Sarkozy

La mediación del mandatario francés para liberar a rehenes sería trascendental, dijo la guerril Álvaro Uribe pidió la intervención de Francia para traer de regreso a los secuestrados.
BOGOTÁ (CNN) -

La mayor guerrilla de Colombia admitió el sábado que la posible mediación del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dirigida a lograr la liberación de 49 rehenes secuestrados, podría ser trascendental para retomar el curso trazado con el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

El anuncio fue hecho por el dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Iván Márquez, quien calificó como "una puñalada trapera" la reciente interceptación de unas pruebas de supervivencia de 16 rehenes, donde aparecen también la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

"El Presidente Sarkozy puede jugar un rol trascendental para que el proceso del canje retome el curso inicial que con Chávez estaba arrojando los mejores resultados. Quién sabe si podrá hacerlo", dijo Márquez en una entrevista con la Agencia Bolivariana de Noticias, difundida por correo electrónico.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, propuso esta semana a Francia como mediador ante las FARC para buscar la liberación de los rehenes, después de que suspendió la facilitación de Chávez ante la guerrilla.

"Esta mañana tuve una nueva conversación con el presidente Sarkozy de Francia para poner en movimiento otro esfuerzo en procura de la liberación de los secuestrados, vamos a ver cómo se puede avanzar en lo que se está explorando con el presidente Sarkozy", dijo Uribe el sábado en un acto de Gobierno.

La suspensión de la mediación de Chávez desató la furia del mandatario venezolano, que acusó a Uribe de mentiroso y de ser peón de Estados Unidos.

Uribe respondió y acusó a Chávez de legitimar el terrorismo de las FARC, de liderar un proyecto expansionista financiado con sus recursos de la exportación del petróleo y de incendiar el continente con sus frecuentes ataques a diferentes gobiernos.

Esa situación sumió las relaciones entre Bogotá y Caracas en su peor crisis en la historia reciente.

El alto comisionado para la paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, dijo que Chávez y la senadora Piedad Córdoba, manejaban las gestiones humanitarias como "un carro loco".

Suspenden envío de pruebas

Márquez, uno de los máximos dirigentes de las FARC que se reunió con Chávez en Caracas en el proceso que buscaba la liberación de los rehenes, dijo que las pruebas que interceptó y confiscó el Ejército tenían como destino el presidente venezolano, como lo habían acordado previamente.

El líder rebelde anunció que los familiares de los demás rehenes no recibirán las pruebas de vida para evitar correr riesgos.

"La insensatez de Bogotá obligará a tomar drásticas medidas porque las FARC no pueden correr y asumir gratuitamente el riesgo que le sean detenidos otros emisarios. Lamentamos profundamente que la totalidad de los familiares no puedan recibir, como era nuestro deseo las pruebas de vida de sus seres queridos en esta Navidad", afirmó.

Márquez, quien de acuerdo con fuentes de seguridad de Colombia se refugia en Venezuela, destacó la labor que venía cumpliendo Chávez para lograr un acuerdo humanitario y la libertad de los rehenes.

"Si no es Chávez, entonces, ¿quién?. Lo que Uribe ha hecho es un daño irreparable. El presidente Chávez estaba consultando todos los pasos con el Gobierno de Colombia e informando oportunamente al Presidente Sarkozy, quien, según trascendió, estaba dispuesto a acompañar a Chávez en su entrevista con el comandante (Manuel) Marulanda en el Yarí", aseguró.

"Esa era la fórmula de la esperanza. Chávez estaba en sintonía perfecta con las dos partes, pero el Palacio de Nariño (la Presidencia de Colombia) le pagó con una patada cuando estaba a punto de lograr en pocos días lo que Uribe no pudo en más de 5 años con sus arrebatos guerreristas", concluyó.

Ahora ve
No te pierdas