Huelga de hambre contra Evo Morales

El presidente boliviano es acusado de imponer su propia constitución y violar los derechos huma Morales busca, con la aprobación de un referendo, cambios constitucionales como la reelección.
Opositores del gobierno de Evo Morales iniciaron una huelga
LA PAZ, Bolivia (AP) -

En cuatro de los nueve departamentos de Bolivia se inició el lunes una huelga de hambre ''general e indefinida'' contra el gobierno de Evo Morales, al que sus dirigentes acusan de tratar de imponer una constitución propia y violar los derechos humanos.

El gobierno no formuló comentarios al respecto, pero el presidente Morales dijo la semana pasada que las protestas, iniciada con un paro en seis departamento el miércoles, apuntan a frenar sus medidas populares de cambio y evitar la abolición del ''modelo neoliberal''.

En la ciudad oriental de Santa Cruz, capital del departamento del mismo nombre y principal reducto de la oposición a Morales, decenas de vecinos iniciaron el ayuno, según informó Branko Marinkovic, presidente del Comité Cívico de esa la región más próspera del país.

La huelga se extiende a Beni, Pando y Tarija.

A su vez, los prefectos de Santa Cruz, Beni, Tarija y Cochabamba preparan para el martes un viaje a Washington para denunciar ante la OEA supuestas transgresiones a las leyes y al sistema democrático por parte del gobierno, al haber promovido que el oficialismo aprobara el 24 de noviembre, en primera instancia, su proyecto de constitución.

El gobierno también ha señalado que llevará ante la OEA sus propias quejas contra los prefectos y agrupaciones políticas como Podemos, a los que acusa de intentar derrocar al presidente Morales.

Los prefectos han condicionado asistir al diálogo convocado por Morales a que el oficialismo deje sin efecto la aprobación de su proyecto de constitución y a que éste se haga ''sin presiones externas'', según dijo el prefecto cruceño Rubén Costas, quien insiste en que Chávez se inmiscuye continuamente en asuntos bolivianos.

Los prefectos también piden la presencia ''de garantes'' acordados mutuamente ''como la Iglesia (Católica) y organismos internacionales como la Unión Europea, o países hermanos''.

La oposición rechaza que el oficialismo hubiera aprobado su proyecto en una sede militar de las afueras de Sucre, y que el gobierno ordenara la represión a los pobladores de esa ciudad que protestaron contra el cambio de sede de la Asamblea Constituyente, fijada en esa ciudad, y la supuesta imposición de la norma oficialista. Tres civiles murieron entonces.

En la sesión no participó la oposición. La agrupación más enfrentada al gobierno y con más representación de entre las opositoras en la Asamblea, Podemos, ha anunciado que no asistirá a nuevas convocatorias oficialistas al foro, que debe entregar una nueva constitución hasta el 14 de diciembre.

Como en Venezuela, el oficialismo en Bolivia busca la aprobación definitiva, que también debe hacerse vía referendos, de una constitución en la que se contempla la reelección presidencial consecutiva y otras medidas que darían más poder al gobierno, como la eliminación del Senado, que es controlado por la oposición.

Sin embargo, el jefe de los representantes oficialistas en la Asamblea, Román Loayza, dijo que el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) no negociará con Podemos para lograr los dos tercios de votos de la Asamblea necesarios para la aprobación artículo por artículo de la nueva constitución y en su fase en revisión.

Loayza anunció que el MAS intenta llegar a acuerdos con otras fuerzas menores para aprobar su proyecto hasta el 14 de diciembre y que no se detendrá en ese cometido.

Ahora ve
No te pierdas