Bush pide no quitar la vista en Irán

Agencias de espionaje demostraron que el país árabe suspendió su programa nuclear desde el 2003 el presidente de EU aún desconfía de la actividad atómica ya que podría reanudarse clandestinam
Bush dijo que "ahora, la bola está directamente en el Congre  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

El presidente George W. Bush declaró el martes que la comunidad internacional debe seguir presionando a Irán sobre su programa nuclear, a pesar de un reciente informe estadounidense según el cual Teherán cesó sus actividades atómicas.

''Considero este estudio como una señal de advertencia de que ellos tenían ese programa, y de que cesaron ese programa'', declaró Bush en conferencia de prensa. ''La razón por la que es una señal de advertencia es porque ellos podrían reanudarlo''.

''Para mí, la Valoración Nacional de Inteligencia ofrece una oportunidad para conseguir el apoyo de la comunidad internacional ... para presionar al régimen iraní a suspender el programa'', dijo el presidente. ''¿Quién garantiza que ellos no iniciarán otro programa nuclear clandestino?''.

Bush habló al día siguiente de que se reveló que, según el documento de las agencias de espionaje estadounidenses, Irán suspendió su programa nuclear a fines del 2003, debido básicamente a la presión internacional.

Tales conclusiones marcan un agudo contraste con lo revelado hace apenas dos años, cuando las agencias secretas estadounidenses creían que Teherán estaba empeñada en desarrollar un arma nuclear.

También representan una marcada diferencia con la retórica de Bush en torno a Irán. Por ejemplo, en su última conferencia de prensa el 17 de octubre, dijo que la gente ''interesada en evitar la Tercera Guerra Mundial'' debería estar trabajando con el fin de impedir que Irán obtenga el conocimiento necesario para fabricar un arma atómica.

Bush dijo el martes que se enteró de la nueva evaluación de inteligencia apenas la semana pasada. Sin embargo, la consideró como una herramienta valiosa en contra de Teherán, y no como una razón para disminuir la presión diplomática.

Además, el mandatario aseguró que el informe significa que ''nada ha cambiado'', y se concentró en lo que el texto dice sobre la existencia previa de un programa de armas, sin hablar sobre la discrepancia entre su retórica y la revelación de que el programa de armamento ha estado congelado desde hace cuatro años.

Bush dijo no sentirse preocupado por la posición que ha adoptado, y sobre la posibilidad de enfrentar una falta de credibilidad ante el pueblo estadounidense. ''No, me siento bastante animado, bastante bien acerca de la vida'', afirmó.

''He dicho que Irán es peligroso, y la Valoración Nacional de Inteligencia no hace nada para que yo cambie mi opinión en torno al peligro que Irán representa para el mundo'', agregó.

En Kabul, el secretario de Defensa Robert Gates reforzó la posición estadounidense de que la evaluación de inteligencia muestra que Teherán sigue siendo una posible amenaza. Indicó que el documento señala que Irán ha tenido un programa de armas nucleares y que, mientras el país siga realizando actividades de enriquecimiento de uranio, siempre podría renovar su programa de armamento.

Ahora ve
No te pierdas