Los diamantes ya no brillan en China

Gracias al auge de la economía las mujeres chinas prefieren los rubíes, zafiros y otras gemas; las mujeres pudientes dejaron de lado el oro y prefieren joyas en función de la moda y el diseñ
Las jóvenes que buscan una apariencia informal y colorida se  (Foto: )
PEKÍN (CNN) -

Las adineradas mujeres chinas están cuestionando la antigua frase que dice que los diamantes son los mejores amigos de una mujer, mientras sus colecciones de joyas aumentan junto a sus balances financieros.

Si bien los diamantes definitivamente son un artículo obligado en las cajas de joyas de las pudientes mujeres en China, los rubíes, los zafiros y otras gemas de color también están volviéndose populares.

"Todavía se buscan diamantes para los casamientos o para eventos tradicionales. Pero los chinos realmente quieren demostrar su individualidad, esa es la moda de todos ahora", dijo Yao Yuan, director del Instituto Internacional de Gemas.

Tomemos como ejemplo a la organizadora de eventos Zhu Xiaomei, de veintitantos años.

Al igual que muchas mujeres chinas de una clase social pujante, no le avergüenza comprarse sus propias joyas, y la pieza que llamó su atención en un viaje de compras en Pekín fue un elaborado anillo de oro con pequeñas gemas de colores.

"Me gusta comprarme muchos artículos y cambiarlos para que hagan juego con varios conjuntos, de modo que primero me fijo en las piedras y en la apariencia", dijo Zhu, tras rechazar un collar dramáticamente plateado por ser "demasiado simple."

China es uno de los pocos países del mundo donde la demanda de joyería se ha mantenido relativamente estable este año, incluso con los precios del oro y del platino que han alcanzado precios récords.

Eso se debe al auge de la economía de China, la cuarta más grande del mundo, que está creciendo en un 11 por ciento al año.

Casi tres décadas de reformas económicas y rápido crecimiento han creado una elite adinerada y una clase media pujante, dispuesta a ascender por la escala social con su poder adquisitivo.

Cada una de las 800 personas más ricas de China tiene en promedio un patrimonio de 562 millones de dólares, según el informe anual Hurun, mientras que 21 millones de los ciudadanos más pobres viven con menos de 88 dólares al año.

Zafiros, rubíes y esmeraldas

Las pudientes mujeres chinas han pasado de la preferencia tradicional por el oro, que puede ser fundido rápidamente y cambiado por dinero, a una buena disposición por pagar por joyas en función de la moda y el diseño.

Muchas mujeres adineradas en China, como Zhu, no tienen vergüenza de comprar sus propias joyas.

Sus prometidos podrían comprarles un anillo de un solo diamante pero cualquier otra cosa vale para estas profesionales con reciente poder adquisitivo.

En contraste, aproximadamente un 80% de las compras de joyas con diamantes en Estados Unidos son regalos para terceros.

Al igual que muchas mujeres chinas dispuestas a extender sus colecciones de joyas, Zhu dice estar dispuesta a comprar varias piezas al año a unos pocos miles de yuan cada una, y ocasionalmente derrocha algo más de 10,000 yuanes (1,200 dólares), el equivalente al salario de un ejecutivo en Pekín.

"Las mujeres en China tomán más la iniciativa que en el resto del mundo en lo que se refiere a comprarse cosas para sí mismas", dijo Seth Grossman, director de planeamiento comunicativo para Carat Media.

El empuje comercial de DeBeers desde mediados de la década de 1990 a la fecha hizo que casi todas las novias de clase media y media alta en Shanghái, donde prevalece el concepto de estatus, recibieran un anillo de bodas con un diamante.

Las campañas para promocionar diamantes con platino también han sido ampliamente exitosas en Shanghái y otras ciudades adineradas. El jade, la tradicional piedra china muy apreciada en los siglos pasados, todavía es popular entre las mujeres más adultas.

Pero las mujeres jóvenes en busca de una apariencia informal y colorida se inclinan más por comprar joyas con zafiros, rubíes o esmeraldas.

Las gemas de colores comenzaron a ser más populares hace un año, dijo Chen Jianxin, gerente general de Tani.X, que ofrece artículos con piedras montadas provenientes de Tailandia y Sri Lanka.

"A las mujeres chinas les gustan los rubíes, van bien con su piel y son un poco más notorios que los zafiros", dijo Jessica Jiang, una vendedora de Xingzhongtai Gemstone Co. en Shenzhen.

La compañía ofrece piedras únicas y costosas para mujeres mayores y un diseño especial del "número de la suerte" que consta de piedras más pequeñas y ceñidas dirigidas a los gustos y presupuestos de las más jóvenes.

"Los diamantes fueron promocionados exitosamente en China durante algunos años, pero con respecto a las piedras de colores, sólo es el comienzo. A la gente les gustan por el precio y el estilo", explicó Jiang.

Ahora ve
No te pierdas