No me presionarán: Cristina Kirchner

La presidenta calificó de "operaciones basura" las acusaciones sobre el financiamiento a su cam Kirchner cuestionó las críticas en su contra por mantener relaciones con Venezuela.
Cristina Kirchner enfrenta acusaciones de haber recibido fin
BUENOS AIRES (AP) -

La presidenta Cristina Fernández dijo que ''no se dejará presionar'' por ''operaciones basura'' en las relaciones internacionales, al aludir a la denuncia de un fiscal de Miami, en el sentido de que los 800,000 dólares incautados por la aduana argentina el 4 de agosto al empresario venezolano-estadounidense Alejandro Antonini Wilson, estaban destinados a financiar su reciente campaña electoral.

''Esta presidenta es mujer, pero no se va a dejar presionar'', declaró la mandataria, que asumió su cargo el lunes, reiterando su propósito de estrechar relaciones ''con la República Bolivariana de Venezuela'' y otros países de la región.

Dos ministros de su gabinete habían atribuido temprano el jueves a una ''operación de inteligencia estadounidense'' la denuncia del fiscal federal de Miami, Thomas Mulvihill, de que el dinero secuestrado a Antonini Wilson estaba destinado a su campaña electoral.

En Washington, el Departamento de Estado se abstuvo de hablar de detalles específicos, pero dijo que estaba al tanto de la investigación y reiteró la inquietud de Estados Unidos ante la posibilidad de que el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez esté interfiriendo en los asuntos de otros países.

''Hemos hablado de su interferencia en los asuntos de otras naciones. Han tratado de inmiscuirse en varias elecciones en la región y en algunos casos el tiro les salió por la culata'', declaró a la prensa el portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack, quien mencionó a Perú como ejemplo.

''Nosotros nos concentramos en una agenda positiva para el hemisferio'', agregó.

La presidenta Fernández habló en la Casa de Gobierno, en un acto vinculado con la descontaminación del medio ambiente y la eliminación de basurales.

''Hay también algunos otros basurales, pero de la política internacional, con personajes que parecen salidos de películas o de series americanas (estadounidenses), donde nunca se sabe cuánto es verdad y cuánto es mentira. Pero permite darnos cuenta de cómo algunos conciben a la política internacional y qué tipo de relacionamiento quieren. Más que países amigos, quieren países empleados'', añadió la Presidenta.

Luego de afirmar su decisión de ''contribuir a revertir una historia de desunión latinoamericana, que fue letal'', Cristina Fernández dijo que las presiones en sentido contrario ''no van a tener resultado''.

''Voy a seguir afirmando nuestra relación con todos los países latinoamericanos y también con la República Bolivariana de Venezuela'', advirtió.

''Voy a seguir afirmando la necesidad de profundizar y ampliar el Mercosur, trabajando por la instrumentalización del Banco del Sur y seguiremos afirmando la necesidad de que el gobierno de Colombia y las FARC celebren acuerdos humanitarios para que termine el calvario de gente cautiva en la selva'', añadió.

La Presidenta había asegurado al asumir su cargo que su gobierno se involucrará en los esfuerzos por obtener la liberación de la ex candidata colombiana Ingrid Betancourt, a cuya madre recibió en varias ocasiones.

''Voy a seguir afirmando la necesidad de un mundo multilateral'', y reitero que el repudio de su gobierno al terrorismo global también significa rechazar que el temor a ese flagelo, conduzca a violar derechos humanos.

''La Argentina nunca necesitó que le señalen quienes han de ser sus amigos'', dijo la presidenta.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, dijo que la denuncia del fiscal Mulvihill ''es una acción de inteligencia americana (estadounidense) tratando de enturbiar la presencia de (el presidente venezolano Hugo) Chávez en la Argentina. Se da como represalia en la misma semana en que se crea en Buenos Aires el Banco del Sur, en que el gobierno realiza un agradecimiento a Venezuela por la ayuda brindada y en que decide involucrarse en el caso de Ingrid Betancourt'', la ex candidata presidencial colombiana secuestrada por las FARC.

''Los Estados Unidos parece tener desprecio por la relación con la Argentina. Si les interesa conocer la verdad, que extraditen a Antonini Wilson'', que permanece en libertad en su domicilio de Miami, agregó el jefe de gabinete.

A su vez, el ministro de Justicia y Seguridad Aníbal Fernández, en declaraciones a la agencia gubernamental Télam y a las emisoras América y Radio 10, sostuvo que ''la información es tan desproporcionada que tiene características canallescas''.

El ministro sostuvo que ''lo que están presentando (en Miami) es una estupidez y en ese marco, creo que es a modo de represalia respecto de la vocación que puede tener Estados Unidos con Venezuela'', agregó.

Aníbal Fernández atribuyó la acusación del fiscal estadounidense a las buenas relaciones del gobierno argentino con el presidente venezolano Hugo Chávez.

''Que no metan a la Argentina ni enloden a la Presidenta en esto, y si tienen problemas con Chávez, que los resuelvan con él'', añadió.

En Miami, Mulvihill indicó el miércoles que el dinero incautado en agosto a Antonini en Buenos Aires estaba destinado ''a la campaña presidencial de Cristina Kirchner''.

La información se dio a conocer durante una audiencia para acusar a cuatro hombres de no haberse identificado ante el gobierno estadounidense como espías de otro país que intentaron un encubrimiento y amenazaron un testigo involucrado en el caso. Los fiscales federales sostienen que el plan involucra a altos funcionarios del gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez.

Ahora ve
No te pierdas