Bush mantendrá apoyo contra narco

El presidente estadounidense aseguró que Colombia es un socio estratégico al que dedicará 3,900 su visita a Bogotá estuvo marcada por protestas y fuertes dispositivos de seguridad.
Bush buscará aprobación de TLC con Colombia. (Reuters)
BOGOTÁ (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se comprometió el domingo a mantener el apoyo a su aliado colombiano Alvaro Uribe en la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla, así como a impulsar ante el Congreso la aprobación de un Tratado de Libre Comercio.

Bush, el primer mandatario estadounidense que llegó a Bogotá desde que Ronald Reagan lo hizo en 1982, visitó a Colombia en medio de protestas, estallido de bombas y un fuerte dispositivo de seguridad, en la tercera escala de una gira por América Latina que también lo llevará a Guatemala y México.

"Es un orgullo para mi decir que usted es mi amigo personal y que su país es un socio estratégico de los Estados Unidos", aseguró Bush en una conferencia de prensa con Uribe.

"Voy a trabajar muchísimo para lograr la aprobación de esa ley tan importante. Creo que un paquete comercial con Colombia es algo que sirve a los intereses de nuestros dos países", agregó el mandatario estadounidense.

Unos 22,000 efectivos de las Fuerzas Armadas participaron por aire y tierra en los dispositivos de seguridad para proteger al presidente visitante.

En protesta contra la llegada de Bush, unas 2,000 personas convocadas por sindicatos y partidos políticos de izquierda, se concentraron en un sector cercano al centro de Bogotá.

Los manifestantes, que quemaron banderas de Estados Unidos y gritaron frases contra Bush, atacaron con piedras y palos a la policía que los dispersó con gases lacrimógenos, aunque posteriormente se reagruparon y apedrearon oficinas de bancos, cajeros electrónicos y restaurantes.

La Policía Metropolitana reportó el arresto de 120 personas que participaron en los disturbios en medio de los que saquearon oficinas de bancos y destruyeron ventanales.

Con excepción de las protestas y los disturbios no se reportaron hechos violentos en Bogotá.

Además del Tratado de Libre Comercio firmado por los dos países y pendiente de ser aprobado por sus respectivos Congresos y la continuidad del Plan Colombia -la estrategia para combatir el narcotráfico y los grupos armados ilegales-, los dos mandatarios hablaron sobre la producción de combustibles alternativos como el etanol.

"Quiero trabajar con usted en la siguiente fase del Plan Colombia, vamos a trabajar junto con su gobierno para seguir luchando más contra el narcotráfico", aseguró Bush.

Colombia ha recibido alrededor de 4,000 millones de dólares en asistencia militar y entrenamiento para combatir el narcotráfico y los grupos armados ilegales que como la guerrilla izquierdista se financian del tráfico de drogas.

LUCHA PARA COMBATIR AL TERRORISMO

Bush solicitó al Congreso 3,900 millones de dólares para mantener el apoyo a Colombia durante los próximos siete años, pero enfrenta la fuerte oposición de los demócratas que cuestionan la ayuda y exigen mejoras en derechos humanos.

Los demócratas también se muestran a favor de hacer ajustes al Tratado de Libre Comercio para favorecer los intereses de los sindicalistas que denuncian abusos a sus derechos en este país de más de 41 millones de habitantes.

La llegada de Bush se produjo en momentos en que Uribe afronta un escándalo por los presuntos nexos de algunos de sus aliados con escuadrones paramilitares de ultraderecha acusados de masacrar a miles de civiles y de cometer los peores abusos a los derechos humanos en medio del conflicto interno.

El propio Uribe hizo ante Bush una férrea defensa de su gobierno y de su política de seguridad que obligó a la guerrilla a un repliegue estratégico y que permitió reducir los asesinatos, las masacres, los secuestros y los ataques contra la infraestructura económica del país.

"No ha habido una sola hora de este gobierno en que no hayamos dado la batalla contra la guerrilla, contra el   paramilitarismo, contra el narcotráfico. Aquí no hay nada que esconder, aquí hay una lucha para desmontar el terrorismo", afirmó Uribe.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el principal grupo rebelde del país con unos 17,000 combatientes y que mantienen secuestrados a tres estadounidenses que buscan intercambiar por guerrilleros encarcelados, calificaron la visita de Bush como un espaldarazo a Uribe.

"Es un espaldarazo a Uribe. Se apoyan uno al otro porque los dos están muy desprestigiados en el mundo que los ve como los protagonistas de la guerra. Por eso los dos están solos y no les queda más camino que darse apoyo mutuo", dijo el líder de las FARC, Raúl Reyes, a la revista Cambio.

Ahora ve
No te pierdas