Calentamiento global enciende debate

Si la disputa sobre los fundamentos científicos se prolonga, el problema se agravará;
NUEVA YORK (AP) -

Ahora que se ha confirmado que los seres humanos casi seguramente son los causantes del cambio climático más intenso que nuestro planeta ha experimentado en miles de años, es hora de dejar de discutir para tratar de solucionar el problema.

¿No está claro?

Quizá no para algunos. Si la disputa sobre los fundamentos científicos del calentamiento global se prolonga, la discusión acerca de cómo enfrentarla probablemente se agravará.

Las cuestiones más peliagudas: ¿cómo y cuándo debemos apartar la economía mundial de los combustibles fósiles? ¿Deberíamos dedicar recursos a enfrentar algunos de los efectos del calentamiento global además de sus causas? Y de ser así, ¿en qué medida sería prudente desviar esos recursos del esfuerzo encaminado a prevenir el fenómeno?

Estos son los grandes interrogantes en las escasas semanas desde que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, un organismo científico encargado de evaluar las evidencias y los riesgos del calentamiento global, declaró ''muy probable'' que las crecientes temperaturas del planeta sean resultado de la actividad humana.

''Hemos alcanzado una masa crítica científica. La cuestión ahora es como alcanzar una masa crítica política'', dijo la senadora republicana Olympia Snowe a una conferencia de legisladores de 80 países, patrocinada por el Banco Mundial, que se reunió en Washington en febrero.

Snowe copatrocina uno de cinco proyectos en el senado que limitarían a un tope la cantidad total de gases de efecto invernadero que la nación emite y que daría a los contaminadores créditos negociables que les permita emitir una fracción de ese total. Los contaminadores que emitieran menos de su porcentaje autorizado de gases podrían vender sus créditos a los que los sobrepasaran.

La Unión Europea, que ya opera con ese sistema, se comprometió hacia fines de febrero a reducir para el 2020 sus límites de emisiones un 20% respecto de los niveles de 1990.

El sistema de ''límite y negociación'' es esencial para impedir un calentamiento global catastrófico, dijo Eileen Claussen, presidenta del Centro Pew sobre Cambio Climático Global, en testimonio ante el subcomité de energía y calidad del aire en la Cámara de Representantes.

El Congreso presenció en febrero una serie de audiencias sobre cambio climático a medida que los miembros de ambos partidos se esmeraban por manifestar su apoyo a los límites a los gases de efecto vivero.

El gobierno de George W. Bush se opone a las reducciones obligatorias sobre las emisiones de dichos gases y favorece un enfoque más voluntario. Pero aun los líderes empresariales son cada vez más escépticos sobre dicha estrategia. Miembros de la Mesa Redonda Global sobre Cambio Climático, un grupo que incluye corporaciones como Alcoa, Citigroup, Ford y General Electric como también grupos ambientales, universidades y representantes del gobierno, firmaron un tratado que dispone niveles indicativos de gases y un mecanismo de fijación de precios para las emisiones.

Otros favorecen una solución técnica. A principios de febrero, el multimillonario británico Richard Branson ofreció 25 millones de dólares (mdd) a quienquiera desarrolle una tecnología que pueda remover por lo menos 1,000 millones de toneladas de carbón de la atmósfera por año durante al menos una década.

''Necesitamos que todos los que sean capaces de encontrar una solución se aboquen al problema ahora mismo'', afirmó Branson.

Tratar de impedir el calentamiento global es meritorio, comentó Roger Pielke, profesor de estudios ambientales en la Universidad de Colorado. Pero agregó que la gente capaz no se está concentrando en el desafío de adaptarse al cambio climático, que es inevitable en las próximas décadas debido a las continuas emisiones y a los daños ya infligidos.

''Si todo lo que vamos a hacer es tratar de mitigar, vamos a dejar de enfrentar una buena parte del desafío'', agregó Pielke.

Los líderes mundiales también deben encarar otros problemas que probablemente se agravarán con el calentamiento mundial como las enfermedades tropicales, el suministro de agua potable y una creciente vulnerabilidad a las tormentas, dijeron Pielke y varios colegas en la revista científica Nature.

Muchos activistas se muestran suspicaces ante dichas recomendaciones. Sienten que demasiada dependencia a la adaptación hará que el mundo decaiga en un falso sentido de seguridad, atenuando su motivación para reducir los gases.

''Realmente tenemos que concentrarnos en la prevención'', dijo Al Gore recientemente en una sesión de preguntas y respuestas en la Universidad de Columbia en Nueva York.

Advirtió que si no impedimos lo peor del calentamiento global, las nefastas consecuencias ambientales invalidarán toda medida de adaptación.

Los países ricos tienen los recursos para adaptarse a algunos de los efectos del calentamiento global y algunos ya lo están haciendo. Funcionarios holandeses dijeron en febrero que consideraban reforzar las defensas nacionales a las inundaciones construyendo islas en el Mar del Norte que protejan el territorio continental de las marejadas.

Pero esa no es una opción realista para países como Vietnam y Egipto, que verían un desplazamiento de más del 10% de sus poblaciones si el nivel del mar subiera unos 90 centímetros, según un análisis del Banco Mundial.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático no anticipa un aumento del nivel del mar tan extremo en por lo menos un siglo. Pero ese cálculo conlleva una advertencia: no se sabe cómo reaccionarán las enormes capas de hielo que cubren Groenlandia y la Antártida si suben las temperaturas.

Algunos científicos creen que los efectos serán relativamente menores, pero otros señalan períodos de calentamiento en el pasado cuando la cantidad de hielo en los polos era mucho menor y los niveles del mar mucho mayores. También esgrimen los inquietantes indicios de inestabilidad, especialmente en Groenlandia, donde las medidas por satélite revelan un deshielo acelerado de la capa de hielo en los últimos meses.

''Creo que deberían advertir a la gente más enérgicamente sobre ese peligro, porque considero que es el mayor peligro que enfrenta la humanidad con el problema del calentamiento mundial'', dijo James Hansen, científico climatólogo de la NASA, en una entrevista radial.

Hansen fue uno de siete prominentes científicos que advirtieron este mes en la revista Science que el nivel mundial del mar ha subido más rápidamente que lo que pronosticó el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático en su primer informe hace 17 años. El pronóstico del panel para las temperaturas de 1990 también se quedó corto.

A los científicos les tomará décadas para comprender plenamente de qué modo el anhídrido carbónico y otros gases de efecto invernadero están afectando el clima terrestre. Y harán falta esfuerzos políticos colosales para reducir significativamente la emisión creciente de dichos gases en la atmósfera por las chimeneas, caños de escape e incendios forestales.

Pero mientras tanto, dicen los partidarios de la adaptación, no debemos olvidar que es prudente prepararse para enfrentar los efectos del calentamiento global porque se harán sentir independientemente de todos nuestros esfuerzos.

Ahora ve
No te pierdas