Cheney advierte sobre Al-Qaeda

El vicepresidente de EU entabló conversaciones con el general Musharraf en Pakistán; preocupado por el reagrupamiento de guerrilleros islámicos en zonas froterizas.
KABUL (AP) -

Dick Cheney, vicepresidente de Estados Unidos, llegó este lunes a la principal base norteamericana en Afganistán para mantener consultas con líderes militares de su país.

Cheney llegó a la base de Bagram, a unos 50 kilómetros al norte de Kabul, poco después de hacer una breve escala en Pakistán, donde advirtió al presidente general Pervez Musharraf que al-Qaeda se está ''reagrupando'' en una remota región fronteriza de Pakistán.

Las escalas de Cheney en Pakistán y en Afganistán fueron mantenidas en secreto por razones de seguridad.

Cheney planeaba viajar a Kabul desde Bagram, pero una fuerte tormenta de nieve en la capital lo obligó a cancelar el viaje, dijo Khaleeq Ahmad, un vocero de Karzai.

Se esperaba que ambos líderes discutieran la situación de seguridad a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán, y un aumento de los ataques talibanes al comenzar la primavera.

Estados Unidos tiene ahora unos 27,000 soldados en Afganistán, la cifra más alta desde su invasión en noviembre del 2001, unos 14,000 de esos soldados forman parte de un contingente de 35,000 efectivos militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

La visita de Cheney a Islamabad se registró mientras la secretaria de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Margaret Beckett, también mantuvo conversaciones con el general Musharraf y expresó su preocupación acerca de la presunta existencia de santuarios de militantes islámicos cerca de la frontera con Afganistán.

Estados Unidos y Gran Bretaña han elogiado a Pakistán por su papel en detener a presuntos miembros de al-Qaeda que se ocultaron en Pakistán luego que los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos trajeron como resultado la invasión norteamericana a Afganistán, en noviembre de ese mismo año.

Pero ahora, los gobiernos de Washington y Londres están presionando a Pakistán para que haga más a fin de perseguir a los talibanes refugiados en este país.

Durante más de dos horas de conversaciones este lunes, Musharraf dijo a Cheney que Pakistán ''ha hecho lo máximo en la lucha contra el terrorismo'', y que ''se requieren esfuerzos conjuntos para concretar los objetivos deseados'', informó su oficina.

Musharraf también defendió un acuerdo de paz firmado en septiembre con guerrilleros islámicos de la región tribal de Waziristán del Norte.

Los críticos sostienen que el acuerdo entregó el área a los guerrilleros y que tras el pacto, aumentaron los ataques en Afganistán.

Ahora ve
No te pierdas