Nube en relaciones de Brasil y Venezuela

-
BRASILIA (AP) -

El canciller de Brasil, Celso Amorim, afirmó el sábado que ''una nube'' cubre las relaciones entre su país y Venezuela, pero que espera un pronto retorno a la normalidad.

La ''expectativa es que todos estos arrobos retóricos fluyan y que las relaciones puedan volver a la normalidad'', dijo Amorim desde Londres, donde acompañó al presidente Luiz Inacio Lula da Silva a un partido amistoso de fútbol el viernes tarde entre los combinados de Brasil e Inglaterra.

''La retórica puede haberse salido (de cauces). Pero eso es una cosa que a veces dura un día, dos días. Es una nube que pasa'', agregó Amorim citado por servicio privado de noticias brasileño Agencia Estado.

Amorim ratificó que ''la independencia, la dignidad, los principios democráticos y nacionales del congreso brasileño no pueden estar y no están nunca en juego. Ciertamente no se aprecia que una autoridad extranjera, sea cual sea, se manifieste sobre nuestro congreso''.

El impasse entre Brasilia y Caracas, el más grave en las largas y cercanas relaciones de los dos países, surgió a raíz de declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante un discurso el jueves por la noche asegurando que sentía pena por el pueblo brasileño.

''Mis condolencias para el pueblo de Brasil, que no merece que este congreso aparezca repitiendo como loro lo que dicen en Washington'', dijo Chávez al replicar a una moción aprobada el 30 de mayo por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño pidiéndole reconsiderar su decisión de no renovar la licencia de operaciones de la televisora privada RCTV.

El congreso brasileño en pleno rechazó las afirmaciones de Chávez.

Tras afirmar en Londres que desconocía el contenido del discurso de su colega venezolano, Lula emitió el viernes por la tarde a través de la cancillería una nota manifestando ''total apoyo a las instituciones brasileñas'' y expresando ''su repudio a manifestaciones que coloquen en cuestión la independencia, la dignidad y los principios democráticos'' de las instituciones.

La declaración oficial fue la más contundente respuesta de Brasil ante las palabras de Chávez y carece de precedentes en los tiempos de los gobiernos del presidente venezolano y Lula.

Por años Lula ha esquivado hacer críticas sobre asuntos internos de Venezuela, a la vez que ha declarado su abierto apoyo a Chávez, a su reelección y a sus programas de gobierno.

A comienzos de 2007, la cancillería resolvió rápidamente un incidente surgido con críticas del ministro de Comunicación brasileño, Helio Costa, a las televisoras oficiales venezolanas y llamó a Costa y al embajador venezolano, Julio García Montoya, para limar asperezas, sin que el incidente pasara a mayores y sin emitir un comunicado oficial.

La misma línea fue seguida por Brasilia cuando Chávez criticó en marzo planes de expandir la producción de caña de azúcar para producir alcohol combustible, o etanol, del cual Brasil es el segundo exportador mundial después de Estados Unidos.

Ahora ''Brasil tuvo una reacción muy dura porque se trataba (de críticas) a un poder de la república'' como es el congreso, dijo en conversación telefónica Octaciano Nogueira, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Brasilia. ''No se puede decir que esto sea un incidente definitivo, pero claramente cambió el nivel de las relaciones, lo cambió hacia abajo'', agregó.

Newsletter
Ahora ve
El rescate de una niña que colgaba desde lo alto de un edificio en China
No te pierdas