Pemex y la reforma fiscal van de la mano

El director general de Pemex dijo que es urgente transformar la industria en una actividad rent que facilite las inversiones para ayudar a la paraestatal a modernizarse y crecer.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Jesús Reyes Heroles, director general de Pemex, ratificó la urgencia de disponer de un marco jurídico para proporcionar a Pemex los recursos necesarios para una adecuada explotación de los hidrocarburos nacionales.

El funcionario estimó que en la medida en que el gobierno federal disponga de una mejor y más amplia captación fiscal podrá liberar muchos de los recursos que actualmente provienen de la explotación petrolera.

Las reformas fiscal y la de Petróleos Mexicanos "son como hermanos siameses", dependen mutuamente para garantizar ingresos del Estado y facilitar inversiones en la paraestatal.

Reyes Heroles destacó que las inversiones serán insuficientes si antes no se transforma la industria en una actividad rentable, adecuada a las nuevas formas empresariales que surgen en el mundo.

Durante el programa Alebrijes, el director de Pemex planteó la conveniencia de que la paraestatal pudiera salvar los obstáculos que enfrenta por la normatividad de las leyes de Responsabilidades, de Obra Pública y de Adquisiciones, que la atan y limitan en todas sus operaciones.

El funcionario se refirió a la declinación de los niveles de producción en algunos yacimientos, como el Cantarel, donde reconoció una baja considerable en sus niveles de producción.

Pero también recordó que se trabaja en la exploración y explotación de nuevos yacimientos como la plataforma del Golfo de Campeche en donde se han obtenido volúmenes de 400 mil barriles diarios.

"Pemex está pasando por un momento realmente difícil. Son muchos años en los que ha estado contribuyendo desproporcionadamente a la finanzas públicas y esto ha impedido que opere con los márgenes adecuados para desarrollar programas de inversión para modernizarse y crecer a la velocidad que el país" dijo el director de la paraestatal.

Anunció que en el transcurso del año se espera mantener un promedio de 42.80 dólares por barril, pero advirtió que se prescindirá de los excedentes con los que se contó en 2006.

 

Ahora ve
No te pierdas