Bush discutirá combate a narco en México

El mandatario estadounidense cierra en el país una agitada gira por Latinoamérica; la cual ha dejado una estela de protestas.
La gira de Bush ha dejado una estela de protestas (Reuters).
MÉRIDA (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, llegará el lunes a México para discutir con su vecino sobre el combate a los cárteles de la droga y el problema de la inmigración ilegal, en la última escala de una gira por Latinoamérica que ha dejado una estela de protestas.

Bush se reunirá el martes con su par mexicano, Felipe Calderón, en medio del descontento que ha generado en México el endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos y sus planes para construir un muro a lo largo de parte de la frontera binacional, de más de 3,000 kilómetros.

El mandatario estadounidense ha tenido una dura recepción a lo largo de su gira, con violentas protestas callejeras en Brasil, Uruguay y Colombia y un viaje paralelo de uno de sus más duros adversarios, el presidente venezolano, Hugo Chávez, que le lanzó críticas desde Argentina, Bolivia y Nicaragua.

La política migratoria y la lucha contra el narcotráfico son los principales temas en la agenda bilateral. México es la principal ruta de acceso de miles de inmigrantes ilegales de Latinoamérica hacia Estados Unidos y también la mayor puerta de entrada de narcóticos.

Grupos que se oponen a las políticas de Bush han advertido que llevarán a cabo protestas durante su estadía de tres días en el sur de México. Pero el fin de semana el ambiente en Mérida estuvo tranquilo.

Pequeños grupos de manifestantes recorrieron el domingo el centro portando carteles con leyendas de "Fuera Bush de Yucatán," pero sin que se registraran incidentes.

El lunes, cientos de efectivos de seguridad mexicanos cerraban con elevadas vallas metálicas los accesos al hotel donde ambos presidentes tienen previsto ofrecer una conferencia de prensa el miércoles.

Inmigración y drogas

Bush visitará el martes las ruinas de la ciudad maya de Uxmal luego de reunirse con Calderón, quien ha lanzado desde el inicio de su gobierno en diciembre una agresiva campaña en contra de los cárteles de la droga, enviando tropas a varios estados de la frontera norte y el occidente del país.

También ha extraditado a varios cabecillas a Estados Unidos de esos grupos.

En México operan poderosos y violentos cárteles de la droga, que en su guerra por el control de las rutas de narcotráfico hacia Estados Unidos han dejado más de 2,000 muertos en tierras mexicanas y alarmado a las autoridades estadounidenses.

Estados Unidos, el principal consumidor de drogas del mundo, ha expresado satisfacción sobre el compromiso del nuevo gobierno mexicano con el combate al tráfico de drogas, pero también ha presionado para que tome más medidas en la frontera sur con Guatemala para frenar la inmigración ilegal.

México ha sido acusado por grupos de defensa de los derechos humanos de maltratos a los inmigrantes centroamericanos que cruzan por su frontera sur para llegar hasta Estados Unidos.

Pero México, por su parte, busca desde hace años un acuerdo migratorio con Washington a fin de que sean reconocidos los derechos de millones de mexicanos que viven ilegalmente del otro lado de la frontera.

Calderón ha dicho que insistirá en lograr ese pacto y Bush se ha comprometido a impulsar en el Congreso una reforma migratoria profunda, mientras su país ya ha comenzado a construir un muro a lo largo de gran parte de la frontera.

 El gobierno mexicano ha dicho que el muro es "un agravio" y que lastimará las relaciones entre ambos países. México es uno de los principales proveedores de crudo de Estados Unidos que, a su vez, es el mayor socio comercial del país latinoamericano.

Ahora ve
No te pierdas