Giuliani, un republicano atípico

El ex alcalde de Nueva York defiende posiciones que contradicen la postura tradicional republic se especula que sus postulados y posiciones "liberales" podrían costarle la presidencia.
Rudy Giuliani actualmente encabeza las encuestas nacionales.  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

Rudy Giuliani defiende el derecho de las mujeres al aborto, la concesión de beneficios a las parejas homosexuales y la adopción de medidas para controlar la venta de armas.

Estas posiciones contradicen varios postulados tradicionales del Partido Republicano, pero ello no parece estar afectando las posibilidades del ex alcalde de Nueva York de obtener la candidatura a la presidencia por esta agrupación.

Sus rivales, no obstante, apuestan a que tarde o temprano lo hundirán.

''No todos estamos de acuerdo en todo. Yo a veces no estoy de acuerdo ni conmigo mismo'', comenta Giuliani en los actos proselitistas, tratando de restarle importancia a sus diferencias con los conservadores en torno a cuestiones sociales.

''Pero coincidimos en muchas cosas'', agrega.

Giuliani resalta sus logros en el área de bienestar social, la reducción de los gastos y de los impuestos, y la disminución de los delitos registrados cuando fue alcalde de Nueva York. Alude con frecuencia a los desafíos que tiene por delante el país, incluida la lucha contra el terrorismo y mejorar la educación. Y habla de temas sociales delicados sólo cuando le preguntan.

Su estrategia es convencer a los votantes republicanos de que todos los candidatos coinciden en la mayoría de los principios conservadores y que sus cualidades de líder compensan el malestar que puedan causar en la base partidaria sus posiciones en torno al aborto, los gay y las armas.

Los hechos le están dando la razón.

Giuliani encabeza las encuestas nacionales de popularidad y su ventaja sobre su principal rival en las filas republicanas, John McCain, aumentó en las últimas semanas, cuando el ex alcalde comenzó a hacer campaña en serio.

Las primeras encuestas generalmente benefician a los candidatos más conocidos, y Giuliani es muy popular por su desempeño tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

El gran interrogante es si Giuliani logrará conservar su popularidad actual en las elecciones internas de su partido, en las que abundan los votantes conservadores que no aceptan sus ideas sobre aborto, armas y gays.

''Su candidatura no se va a derrumbar porque algunos republicanos no están de acuerdo con él en torno a cuestiones sociales'', opinó Frank Luntz, un republicano que no ha tomado partido pero que en el pasado hizo encuestas para Giuliani. ''Lo que él representa vale más que esos temas''.

Algunos conservadores no están de acuerdo.

''Un Partido Republicano liderado por Rudy Giuliani sería un partido que desprecia a los sectores a favor de la vida (contra el aborto)'', señalaron los editores del National Catholic Register. ''La realidad es que los republicanos han ganado adeptos entre los católicos debido a su posición a favor de la vida. Si postulan a un político a favor del aborto, las ganancias que lograron durante décadas desaparecerán de la noche a la mañana''.

En épocas normales, sería impensable que un moderado como Giuliani obtuviese la candidatura republicana. Pero el 2008 será un año inusual. No sólo no ha surgido un heredero de George W. Bush, sino que será la primera contienda interna republicana reñida desde los ataques del 2001, y la seguridad nacional será probablemente el tema más prominente. En el 2004 Bush no tuvo prácticamente oposición.

Los conservadores que apoyan a Giuliani dicen que esa es precisamente la razón por la que les resulta un candidato atractivo.

El senador David Vitter, de Luisiana, le dio su respaldo el lunes y elogió su ''liderazgo fuerte e inquebrantable y su buen juicio, que tanto necesitamos en esta época de guerra y amenazas terroristas''.

''Obviamente, estoy en desacuerdo con Rudy en torno a algunos temas sociales importantes'', agregó. ''(Sin embargo) Estoy seguro de que no busca la presidencia para sacar adelante programas sociales liberales''.

Colaboradores de McCain y de Mitt Romney, otro candidato republicano, opinan que la mayoría de los votantes no conocen los puntos de vista de Giuliani y buscarán una alternativa cuando se informen.

''Ha dicho o hecho muchas cosas que tendrá que justificar o tratar de hacer pasar inadvertidas'', expresó el estratega republicano Steven Lombardo, quien no está afiliado con candidato alguno.

Joe Gaylord, estratega republicano allegado a otro posible candidato, Newt Gingrich, dijo que cuesta imaginar que los conservadores apoyen a Giuliani. No obstante, indicó que ''tal vez lo hagan por temor a Hillary'' Clinton, la favorita entre los demócratas.

Ahora ve
No te pierdas