Cuba reconoce gravedad en transporte

La situación continúa siendo grave pese a la inversión de millones de dólares el año pasado; el gobierno cubano precisó que el deterioro se debe al embargo económico aplicado por EU.
LA HABANA (CNN) -

El Gobierno de Cuba dijo el viernes que la situación del transporte público continúa siendo grave, pese a haber invertido el año pasado millones de dólares (mdd) en mejorarlo.

Según Juventud Rebelde, el diario de la Unión de Jóvenes Comunistas, el ministro de Transporte, Jorge Luis Sierra, dijo esta semana en su balance del 2006 que el transporte público se ha "descapitalizado" y padece "serios problemas organizativos".

"Los resultados no resuelven la grave situación acumulada", dijo Sierra durante un balance realizado esta semana y reportado el viernes.

"Una parte importante del mismo está en manos privadas, que aplican precios elevadísimos a la población", añadió.

El presidente interino, Raúl Castro, ha mencionado la crisis del transporte como una de las tres asignaturas pendientes del Gobierno cubano, junto con la distribución de alimentos y el déficit de más de 400,000 viviendas.

Sierra dijo que los millones de dólares invertidos el año pasado en el transporte fueron destinados, en parte, a la compra de unos 1,000 autobuses y 12 locomotoras chinas.

Pero según Juventud Rebelde, el aumento de un 13.2% en la cantidad de pasajeros transportados en 2006 fue posible, en parte, gracias a medios "alternativos", que canalizaron un 30% de la demanda.

Otro 42% de los pasajeros fueron transportados por vehículos del Estado que inspectores detienen en las calles para llenar sus asientos vacíos.

Aún así, es habitual que los cubanos esperen durante horas por autobuses abarrotados o hagan autostop en los semáforos.

Cientos de Chevrolets, Cadillacs, Buicks y otras reliquias estadounidenses de los años 50 operan en La Habana como taxis privados, generalmente pagando impuestos. En Santiago de Cuba, miles de motocicletas surcan la segunda mayor ciudad del país con pasajeros a bordo.

Sierra dijo que el "alto grado de deterioro" del transporte público responde, principalmente, al embargo económico aplicado desde hace 45 años por Estados Unidos.

El ministro reconoció, sin embargo, que existen también problemas de gestión.

"La organización del transporte en la economía es deficiente, caracterizándose por la subutilización de los equipos y el gasto excesivo de combustible", dijo Sierra, según Juventud Rebelde.

Los problemas van desde la venta ilegal de pasajes hasta la evasión del pago en los autobuses urbanos, agregó.

Ahora ve
No te pierdas