Caballo miniatura busca recaudar 1 mdd

Los recursos se utilizarán para ayudar a niños, dijeron sus dueños.
SAN LUIS, EU (AP) -

El caballo más pequeño del mundo tiene una alzada de poco más de 43 centímetros (17 pulgadas). Para él, resulta más fácil pasar debajo de una valla que saltarla, pero eso no le impide participar en grandes proyectos.

Sus dueños han buscado que la yegua no se convierta en un espectáculo circense con fines de lucro. Para ellos Thumbelina, que pesa unas 57 libras (26 kilogramos), tiene una misión más enaltecedora, la recaudación de un millón de dólares este año para obras caritativas en beneficio de la niñez.

El entrenador de Thumbelina, Michael Gossling, es hijo de los criadores de caballos-miniatura Kay y Paul Goessling, y dice que la pequeña yegua es la defensora idónea de los niños. Su nombre es el equivalente de Pulgarcita, el personaje del cuento de Hans Christian Andersen.

''Cuando los chicos la conocen le quieren hablar y saben lo que a ella le gusta o le desagrada'', dijo Goessling. ''Es sorprendente, porque ella es muy cariñosa con la gente. Necesita de su atención''.

En los meses posteriores a su nombramiento como el ''equino viviente más pequeño del mundo'' por parte del Libro Guinness de los Récords Mundiales, a mediados del 2006, Thumbelina ha recibido ciertamente mucha atención.

Ha sido elogiada en varios programas de televisión. Los niños llegan constantemente a visitarla, y muchos se llevan un libro de colorear dedicado a la mascota de la familia Goessling.

''Puedo tenerla con los niños durante horas. Es muy mansa, nada parece inquietarla. Puede haber 100 niños que la acarician y ella duerme la siesta'', dijo Goessling.

Cuando Thumbelina recorra el país este año lo hará con estilo, dicen sus dueños. Viajará en un vehículo recreativo convertido en un establo sobre ruedas. Goessling lo llama el ''Thumbimóvil''.

La ''Gira Infantil de Thumbelina'' incluirá visitas a los 48 estados contiguos a fin de asistir a hospitales infantiles, escuelas, campamentos veraniegos, ferias, muestras ecuestres y organizaciones que recaudan fondos para obras caritativas.

En Goose Creek Farms, los Goessling crían caballos diminutos para su venta y para exposiciones, una actividad que les ha brindado numerosos trofeos durante más de una década.

Pero Thumbelina es especial.

''No queremos lucrar un solo centavo con ella'', dijo Michael Goessling. ''Nunca lo hemos hecho. Nunca habrá otra Thumbelina''.

La yegua pasa la mayor parte del tiempo jugando con los perros de la granja, que tienen casi su mismo tamaño. Duerme incluso en una cucha.

La familia ha dicho que Thumbelina es una ''miniatura en miniatura'', y en términos genéticos es una enana. Las reglas de la naturaleza señalan que no es conveniente su reproducción, dijo Goessling.

Thumbelina suele evitar la compañía de sus congéneres más altos _aunque también son caballos en miniatura_.

De los 40 caballos diminutos que hay en la hacienda, la mayoría es al menos 30 centímetros (un pie) más alta que Thumbelina.

 

La pequeña yegua y la fundación caritativa inspirada en ella han ayudado a recaudar unos 10,000 dólares para proyectos de ayuda a la niñez desde que obtuvo el récord mundial, gracias a su alzada de 44.5 centímetros (17,5 pulgadas).

Cuando un representante del libro Guinness viajó desde Londres para certificar el récord, se tomó una fotografía de Thumbelina y del caballo con vida más alto del mundo, Radar, un ejemplar belga de tiro, criado en Texas, que mide dos metros (6 pies y 7 pulgadas), unas 40 veces más que Thumbelina.

Pero no logró intimidarla.

''Tengo la impresión de que a Thumbelina no le agradaba tanto la idea de compartir el escenario con el caballo más grande, en absoluto'', dijo Michael Whitty, quien está a cargo de la división de medios visuales de Guinness.

La imagen aparecerá en el ejemplar del 2008 del libro, que será publicado a finales de este año.

Ahora ve
No te pierdas