Inmigración impulsa envío de remesas

Los 62,300 mdd que mandan los latinoamericanos actualmente pasarán a 100,000 mdd en 2010, según
WASHINGTON (CNN) -

Las remesas que los trabajadores latinoamericanos envían a sus países, especialmente desde Estados Unidos, seguirán creciendo, lo que indica que los flujos migratorios están lejos de disminuir, pese a los intentos de Washington para limitar el ingreso de inmigrantes.

Los inmigrantes mandarán unos 100,000 millones de dólares (mdd) anuales a la región en 2010, según proyecciones del Banco Interamericano de Desarollo (BID), contra 62,300 mdd en 2006, desafiando los esfuerzos de Estados Unidos para frenar la creciente entrada de inmigrantes por sus fronteras.

Para Dovelyn Agunias, analista del Instituto de Política Migratoria, un centro de investigación en Washington, ese fenómeno se explica de dos maneras.

“El aumento podría significar que más dinero será enviado por canales formales, como bancos, y por lo tanto será contado, y también que los flujos migratorios seguirán creciendo”, dijo la especialista el lunes.

“La esperanza es que esos inmigrantes puedan llegar al país por canales más formales”, señaló Agunias.

La inmigración es un tema polémico en Estados Unidos, donde viven unos 12 millones de inmigrantes ilegales, en su mayoría mexicanos.

Una reforma de las leyes de inmigración para legalizar a los indocumentados y crear un programa de trabajo temporal para organizar los flujos migratorios no se logró aprobar en el Congreso estadounidense el año pasado.

El tema volvió a generar acaloradas discusiones este año en el Congreso, ahora controlado por los demócratas, que espera aprobar en el transcurso del año un proyecto de ley sobre la situación de los inmigrantes.

Para el gerente del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del BID, Donald F. Terry, el crecimiento en las remesas no es motivo de celebración porque refleja la falta de oportunidades económicas para los habitantes latinoamericanos.

“El desafío para los países de la región, y para la instituciones como el BID y el Fomin, es encontrar maneras de que estos flujos puedan tener un mayor impacto de desarrollo”, dijo Terry.

Las remesas representan un volumen que “supera con creces” tanto la inversión extranjera directa como la ayuda externa que llega a la región, y permiten a millones de familias evitar la pobreza, agregó.

Para el BID, el reto es ampliar el impacto económico de las remesas con su canalización en el sistema financiero formal, para que las personas que envían o reciben las remesas puedan acumular un historial financiero.

Eso permitiría que esas personas pudieran tener un mejor acceso al crédito y a servicios como cuentas de ahorro, seguros, pensiones y préstamos para negocio o vivienda, indicó Terry.

América Latina recibió 62,300 mdd en remesas en el 2006, dijo el BID, principalmente desde Estados Unidos y países de Europa y Asia, 14% más que en 2005.

México fue el país que más recibió remesas, con unos 23,300 mdd, seguido por Brasil, con unos 7,400 mdd, y Colombia, con 4,200 mdd.

Varios países superaron o quedaron cerca de los 3,000 mdd en remesas en 2006, como Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Ecuador y Perú, dijo el BID.

El banco estima que los inmigrantes mandarán unos 72,000 mdd a América Latina en 2007, dijo Terry.

Ahora ve
No te pierdas