Presidente iraní critica película “300”

Ahmadinejad menciona que las grandes potencias atentan en una guerra psicológica con la películ la forma como se trata la lucha entre griegos y persas es una campaña para demonizar a Irán.
Con la película se pretende demonizar a la república islámic

El presidente Mahmoud Ahmadinejad acusó el miércoles a algunas de las grandes potencias mundiales de liderar una guerra psicológica contra Irán, diciendo que habían hecho una película que retrata a los iraníes como salvajes.

Ahmadinejad no nombró el filme, pero sus comentarios parecieron referirse al éxito de Hollywood "300", que relata una batalla entre griegos y persas en el año 480 antes de Cristo. La película llegó a lo más alto de la taquilla en Estados Unidos y Asia.

Muchos iraníes ven a "300" como parte de una campaña más amplia para demonizar a la república islámica, que mantiene una disputa con las potencias occidentales por su programa nuclear.

Las potencias acusan a Irán de intentar fabricar armas nucleares, pero Teherán rechaza esos cargos y asegura que sólo necesita el combustible para fines civiles.

"Hoy están tratando de falsificar la historia haciendo una película donde Irán aparece como salvaje", dijo Ahmadinejad en un mensaje por televisión para conmemorar el comienzo del Nuevo Año iraní. También aseguró que la campaña en contra de su país no iba a prosperar.

Autoridades iraníes, medios de comunicación locales y los creadores de blogs han criticado la forma en que sus antecesores fueron retratados en la película, inspirada en la historia de 300 espartanos dominados por el Rey Leonidas que lucharon en la batalla de las Termópilas contra una invasión persa.

"A través de la guerra psicológica, la propaganda y el mal uso de las organizaciones, se han inventado a si mismos, han escrito las reglas, sobre las cuales tienen un monopolio, (y) están tratando de frenar el desarrollo de nuestra nación", dijo.

Ahmadinejad había afirmado previamente que el Consejo de Seguridad de la ONU, que ahora considera expandir sus sanciones contra Irán por su programa nuclear, estaba siendo usado por Estados Unidos y Gran Bretaña como una herramienta en contra de la república islámica.

A pesar de las demandas de la ONU, Irán se ha negado a dar marcha atrás en sus planes para enriquecer uranio, un proceso que puede generar combustible para plantas de energía o, si es llevado a un nivel muy alto, material para fabricar bombas.

El Consejo de Seguridad de la ONU está considerando imponer un embargo a la exportación de armas iraníes y un congelamiento de los bienes financieros en el exterior de 28 individuos, grupos y empresas, además de las sanciones limitadas contra el programa nuclear del país establecidas en diciembre.

Ahora ve
No te pierdas