Ban Ki-moon sale ileso tras atentado

Un proyectil cayó cerca de donde el secretario general de la ONU daba una conferencia de prensa el evento se llevo a cabo en la llamada Zona Verde, sede del gobierno iraquí.
BAGDAD (AP) -

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon resultó ileso pero tuvo que agacharse debajo del podio el jueves, cuando un proyectil cayó cerca del lugar donde estaba ofreciendo una conferencia de prensa junto con el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki.

Dos guardias de seguridad iraquíes que permanecían frente al edificio resultaron levemente heridos, dijeron funcionarios de seguridad a condición de mantener sus nombres en el anonimato porque no estaban autorizados a dialogar con la prensa.

Un reportero de la AP corrió afuera y vio en el suelo un cráter de un metro de diámetro. Estaba a unos 50 metros de donde ocurría la rueda de prensa. Dos automóviles resultaron dañados.

Funcionarios de seguridad de al-Maliki dijeron que el ataque fue con un cohete. Los helicópteros estadounidenses se dirigieron de inmediato hacia donde fue disparado el misil.

Trozos de techo cayeron sobre el titular de la ONU luego de la estruendosa explosión que estremeció al edificio en la llamada Zona Verde, sede del gobierno iraquí y de la ocupación extranjera.

Al-Maliki comentó ''no pasó nada'' cuando uno de sus guardaespaldas lo sujetó. En cuestión de minutos ambos dignatarios reanudaron la rueda de prensa.

El primer ministro iraquí había manifestado instantes antes que la visita de Ban era una señal de que Irak estaba camino a la estabilidad.

''La consideramos (a la visita) como un mensaje positivo al mundo en el que usted (Ban) confirma que Bagdad ha vuelto a acoger a importantes personalidades del mundo porque ha efectuado grandes avances en el camino hacia la estabilidad'', dijo al-Maliki en sus primeras declaraciones.

Ban y al-Maliki dialogaron con la prensa después de una reunión de cerca de una hora. Ban planeaba abandonar Bagdad el mismo jueves, después de la primera visita de un secretario general de la ONU en casi un año y medio.

Su antecesor, Kofi Annan, estuvo en la capital iraquí en noviembre del 2005.

Annan retiró de Irak a todo el personal de la ONU en octubre del 2003, después de dos ataques dinamiteros contra la sede del organismo en Bagdad y una ola de atentados contra trabajadores de ayuda humanitaria. En el primer ataque, el 19 de agosto del 2003, murieron el principal enviado de la ONU, Sergio Vieira de Mello, y otras 21 personas.

En agosto del 2004, el secretario general permitió el regreso de un pequeño contingente, que tendría como máximo 35 empleados. Ese cupo se ha incrementado, pero la cantidad de personal de la ONU sigue siendo baja debido a la situación de la seguridad.

La visita de Ban tuvo lugar en momentos que el gobierno de al-Maliki reveló que en los últimos tres meses mantuvo negociaciones indirectas con grupos de la insurgencia suní para persuadirlos a que depongan las armas.

Por otra parte, el ejército estadounidense reportó que tres soldados murieron en combate el miércoles. Uno de ellos falleció en Bagdad, y los otros dos en la provincia de Anbar, un bastión de la insurgencia suní ubicado al oeste de la capital.

Saad Yousif al-Muttalibi, del Ministerio de Diálogo y Reconciliación Nacional, expresó que las negociaciones con los grupos insurgentes suníes comenzaron a pedido de los rebeldes y se han desarrollado en los últimos tres meses en el país y en el extranjero.

 

Se negó a identificar a los grupos, pero manifestó que no incluían a al-Qaida en Irak ni a sectores leales a Saddam Hussein. Algunos miembros del partido Baath del ex presidente participaron de las reuniones, agregó.

En una conversación telefónica con la AP, al-Muttalibi dijo que las negociaciones fueron obstaculizadas por la insistencia de los grupos insurgentes de deponer sus armas sólo si se anuncia un cronograma específico del retiro de las fuerzas extranjeras.

La respuesta del gobierno fue que esa medida sólo será tomada cuando la seguridad quede restaurada.

Se prevén otras rondas de negociaciones, dijo, pero no ofreció detalles.

Las declaraciones de al-Muttalibi tuvieron lugar un día después que manifestó su optimismo por los avances de las negociaciones del gobierno de al-Maliki con la insurgencia. En una entrevista con la cadena británica BBC, dijo que algunos grupos estarían cerca de deponer sus armas.

El ejército estadounidense, en tanto, anunció que capturó a los líderes de una red insurgente chií responsable de uno de los peores ataques contra los soldados norteamericanos desde que comenzó la guerra hacia cuatro años.

En un comunicado, los militares dijeron que los arrestos fueron durante los últimos tres días en las ciudades de Basora e Hila, al sur de Bagdad.

 

Ahora ve
No te pierdas