Calderón recibió amenazas de narcos

El presidente de México reveló que él y su familia han sido amenazados por el crimen organizado "Sí, hemos recibido muchas amenazas y seguramente las habrá", dijo en una entrevista.
El presidente dijo que no tiene "otra alternativa más que ac  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo el jueves que él y su familia han recibido amenazas, luego de que el mandatario lanzó un combate frontal al narcotráfico, que reconoció tomará mucho tiempo y se prolongará más allá de su gobierno.

Calderón asumió la presidencia el 1 de diciembre y pocos días después comenzó a enviar miles de soldados y policías a varios estados afectados por una violenta guerra entre cárteles rivales que pelean el control de territorios y rutas para el tráfico de drogas a Estados Unidos.

El mandatario, un conservador de 44 años que gobernará México hasta finales del 2012, extraditó a finales de enero a Estados Unidos a importantes capos de la droga, entre ellos, el líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas, y a Héctor "el Güero" Palma, considerado el brazo derecho del prófugo jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"Sí, hemos recibido muchas amenazas y seguramente las habrá", dijo Calderón en una entrevista durante el Foro de Reuters sobre inversión en América Latina.

"No sabemos si sean ciertas o falsas, pero evidentemente eso no cambia nuestra decisión de cumplir con nuestro deber", agregó el mandatario, quien no detalló el contenido de las amenazas.

Tras las extradiciones y el envío masivo de tropas a estados en el norte, occidente y sur del país, el gobierno de Calderón anticipó una respuesta violenta de los grupos de narcotraficantes y reconoció después amenazas a miembros del gobierno, pero no había hablado antes que él o su familia también las hubieran recibido.

Calderón ha dicho que continuará con la extradición de capos a Estados Unidos y que mantendrá su ofensiva, aunque reconoció que será una larga batalla.

"Yo soy realista y sé que esto va a ser una batalla larga y que no se va a poder 'cantar victoria' y decir esto ya se acabó", señaló el mandatario en una entrevista en su oficina en la residencia oficial de Los Pinos.

"No tenemos otra alternativa más que actuar y es una guerra, es un tema que yo sé que será muy largo, que probablemente yo no vea el final como presidente", subrayó.

Pero a pesar de los miles de agentes y de que Calderón ha destinado un millonario presupuesto al combate al narcotráfico y para elevar los sueldos de los policías a fin de alejarlos de hacer alianzas con los cárteles, la violencia ha continuado y casi cada día se reportan asesinatos relacionados con el narco.

Calderón dijo que los ajustes entre bandas dejaron unas 4,000 personas muertas el año pasado.

México, además de ser la principal ruta para la cocaína que va de Sudamérica a Estados Unidos, también se ha convertido en un fuerte productor de marihuana, amapola y drogas sintéticas.

"Estamos librando esta guerra precisamente para tener un México seguro, un México que tenga espacios libres para nuestros hijos, para nuestras familia", dijo el mandatario.

"Y efectivamente implica riesgos y costos que definitivamente hay que asumir", añadió.

Un reciente informe de Naciones Unidas reveló que los cárteles mexicanos de la droga están ampliando su presencia e influencia a zonas que antes dominaban bandas colombianas y que incluso siembran marihuana en ese país sudamericano.

Ahora ve
No te pierdas