Michelle Bachelet vive su peor crisis

-
SANTIAGO DE CHILE (AP) -

La presidenta Michelle Bachelet vive su peor crisis política y social causada por un nuevo sistema de transporte público que entorpeció la vida de millones, y se teme que protestas convocadas para el jueves se tiñan de violencia.

En los últimos 19 días la aprobación del gobierno de Bachelet ha bajado seis puntos, hasta un 45%, según un sondeo del diario La Tercera.

Bachelet regresó el viernes de una gira por Guatemala, México y Canadá, y se enfrascó en largas reuniones con sus asesores. Aun no habla públicamente.

El nuevo sistema de transportes --Transantiago-- rige hace 45 días, disminuyó de unos 8,000 a menos de 5,000 los autobuses que apoyados por el ferrocarril subterráneo o Metro deben transportar a la mayoría de los seis millones de santiaguinos.

Bachelet y su equipo responsabilizan a los empresarios del transporte del actual caos.

Viajes que duraban una hora, hoy casi se triplicaron, con 2 ó 3 transbordos entre medio y el Metro pasó de transportar a un millón 3.000 personas a casi dos millones y medio: en horas punta es un sauna, hay desmayos en las estaciones --algunas en un segundo subterráneo y sin hay aire acondicionado-- y en los vagones, y cunden los manoseos a las mujeres.

“El Transantiago ha sido la peor humillación para los pobres en mucho tiempo”, opinó Benito Baranda, responsable de obras sociales del Hogar de Cristo, una gran organización de beneficencia.

El gobierno introdujo sucesivas correcciones, anunció más autobuses, pero la situación sigue empeorando y se convirtió en una crisis política, en la que incluso amplios sectores oficialistas se sumaron a las críticas y junto con la oposición demandan cambios de gabinete.

Las protestas nocturnas contra el Transantiago cunden en barridas de clase media y pobres.

El jueves se recuerda El Día del Combatiente, surgido en dictadura tras el asesinato por policías de dos hermanos que protestaban en una barriada pobre. Hay llamados de decenas de organizaciones conocidas y desconocidas a manifestarse ese día contra del Transantiago.

“Esperamos que las protestas tengan mayor efecto gracias al descontento por el Transantiago y la efervescencia social que se ha registrado el último mes”, reconoció el subsecretario del Interior, Felipe Harboe.

El subsecretario de Transportes, Danilo Núñez, admitió que no se postergó la implementación del Transantiago por las millonarias indemnizaciones a los empresarios transportistas y porque el 2008 hay elecciones municipales.

Hernán Larraín, presidente de la opositora Unión Demócrata Independiente, dijo que al oficialismo “no le importa castigar a los más pobres, lo que le importa es no perder las elecciones”.

María Cristina Rojas, siquiatra, dijo el domingo que el nivel de estrés y de angustia entre los santiaguinos hoy se ha elevado.

Decenas de miles de personas viven una incertidumbre diaria por no saber cuánto demorará en llegar a su trabajo, por los atrasos y frente a la odisea nocturna del regreso a sus hogares.

Ahora ve
No te pierdas