Chávez prohibe alcohol en Semana Santa

El presidente de Venezuela decretó para que durante los días religiosos no se pueda tomar; los ciudadanos compraron muchas botellas con desespero.
CARACAS (AP) -

En una carrera contra el tiempo decenas de hombres y mujeres se apresuraron la tarde del viernes a comprar vino, cerveza o whisky, entre otras bebidas alcohólicas en la capital venezolana

José Manuel Fernandes, propietario de una licorería, no daba abasto para atender a sus clientes, algunos de ellos que con desespero pedían a gritos varias botellas o cajas de la bebida de su preferencia.

¿La razón?

El gobierno del presidente Hugo Chávez tomó por sorpresa a muchos venezolanos al prohibir por decreto la venta de bebidas alcohólicas el Jueves y Viernes Santo, y el Domingo de Resurrección. Además, se restringió la venta, incluidos bares y restaurantes, sólo a los días permitidos del 30 de marzo al 9 de abril entre las 10 de la mañana y las 17.00 horas.

''La gente anda como desesperada, sobre todo porque la mayoría se enteró a última hora y creían que desde hoy (viernes en la tarde) no se podía vender más nada'', dijo Fernandes a la AP.

La medida, que busca reducir marcadamente la criminalidad y los accidentes de tránsito durante la Pascua, es una novedad en esta nación sudamericana, que figura entre los primeros grandes consumidores de bebidas alcohólicas del continente.

En los asuetos, especialmente en Carnaval y Semana Santa, se registran cerca de un centenar de muertes y miles de heridos en accidentes de tránsito. Las autoridades citan el consumo de alcohol como una de las principales causas.

Pese a que las leyes lo prohiben, se puede observar casi a cualquier hora a decenas de personas consumiendo bebidas alcohólicas en las calles y no es extraño ver, cerveza en mano, a muchos venezolanos conduciendo sus vehículos. Incluso durante algunos de los frecuentes actos públicos del gobierno del presidente Hugo Chávez el alcohol no está ausente.

Venezuela es considerado el tercer país productor de cerveza en América Latina con el consumo per capita más alto del continente, entre 75 y 80 litros anuales, de acuerdo con cifras del sector empresarial.

''Me puse nervioso. Pensé que Chávez había prohibido la venta de caña (licor), como se la pasa hablando de Cuba, del socialismo, y los ayatollah (Irán)'', dijo sonriente Enrique Salazar, un jubilado de 67 años.

''Llevo tres botellas para estar equipado. No manejo, no soy un peligro pa' nadie'', comentó Salazar. ''En vez de prohibir (la venta) deberían meter preso a los que manejan borrachos'', agregó.

Los policías a cargo de sancionar el consumo de alcohol en la vía pública rara vez impiden esa práctica.

Chávez, que se declara socialista y es un admirador del gobernante cubano Fidel Castro, repetidamente advierte en sus discursos sobre los peligros del consumo excesivo del alcohol.

A finales del año pasado, el gobernante decretó la prohibición de vender cerveza en la vía pública, argumentando que estaba harto de ver niños cargando el alcohol vendido por camioneros directamente en la calle de vecindarios pobres.

La decisión del popular mandatario sobre la cerveza fue recibida con evidente baja aprobación, pues apenas unos pocos aplaudieron la medida.

Chávez de inmediato aseguró que no estaba prohibiendo el consumo de alcohol como algunos países en el Medio Oriente.

El ministro de Infraestructura, José David Cabello, declaró que luego cualquier plan que se ponga en marcha, no va a tener ningún resultado si no hay conciencia de que las personas.

Ahora ve
No te pierdas