En México, difamar ya no lleva a prisión

El Congreso aprueba una reforma para dejar de castigar con cárcel la calumnia y la difamación; la reparación del daño moral será sólo mediante compensación económica y rectificación pública.
El Senado avaló las reformas. (Archivo Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

México ya no castigará con prisión los delitos de injurias, difamación y calumnia, según estableció una reforma aprobada el martes por el Congreso vista como un punto a favor para el gremio de los periodistas.

La reforma, que contempla la reparación del daño moral mediante la compensación económica y la rectificación pública, fue aprobada el martes por el Senado tras haber sido avalada antes por la Cámara de Diputados.

Con las modificaciones al código penal, si bien los periodistas o comunicadores ya no serán encarcelados por el desempeño de su trabajo, si alguien se siente agraviado por alguna publicación podrá iniciar un juicio civil.

"Quienes ven lesionada su personalidad, en cuanto a su honor o decoro, verían con mayor interés que el sujeto activo del delito les haga la reparación del daño de tipo económico", detalló el dictamen aprobado por los legisladores.

Se elimina "la pena de prisión a quien abuse de la libertad de expresión dejando abierta la posibilidad de demandar la reparación del daño causado a terceros en la vía civil", añadió.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, que forma parte de la Red Mexicana de Protección a Periodistas, dijo que la reforma armoniza la legislación local con los tratados internacionales.

"Es un paso importante, es acertada la decisión, porque era una petición hecha en el diagnóstico de la situación sobre derechos humanos en México realizado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas", dijo el director del Centro, Luis Arturo Macías.

"También está en concordancia con la declaración de principios sobre la libertad de expresión de la Organización de Estados Americanos", agregó.

México, que recientemente creó una fiscalía para luchar contra los ataques a medios, es el segundo entre los países más peligrosos del mundo para periodistas después de Irak, con nueve profesionales muertos y tres desaparecidos en el 2006, de acuerdo a Reporteros Sin Fronteras.

La organización citó en un informe difundido en febrero que la creciente violencia debido al narcotráfico es una de las principales razones para los crímenes de periodistas.

Se da por descontado que el presidente Felipe Calderón promulgue la reforma luego de que su derechista Partido Acción Nacional (PAN) apoyó la iniciativa en el Congreso.

Ahora ve
No te pierdas