Demócratas diseñan la retirada de Irak

Presentarán al Congreso de EU un cronograma con una ´fecha segura´ para el regreso de las tropa la cláusula estará incluida en la legislación sobre el presupuesto de 100,000 mdd que pidió Bus
El General David Petraeus no ve la necesidad de enviar más t  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

En un abierto desafío al presidente George W. Bush, los demócratas presentaron el jueves en el Congreso un cronograma para la retirada de las fuerzas estadounidenses de Irak para el otoño del año próximo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que la cláusula estará incluida en la legislación sobre el presupuesto de 100,000 millones de dólares que el gobierno de Bush ha pedido para financiar las campañas en Irak y Afganistán.

Pelosi dijo a la prensa que será la primera vez que los demócratas, ahora en el control de ambas cámaras legislativas, fijen una ''fecha firme'' para el retiro de los soldados de una guerra de cuatro años que ha cobrado más de 3.100 vidas estadounidenses.

La Casa Blanca no reaccionó inmediatamente, aunque Bush ha rechazado reiteradamente toda noción de fijar plazos para el retiro de los soldados.

Menos de una hora después de la conferencia de Pelosi, el líder republicano en la cámara baja, John Boehner, atacó la medida. Dijo que los demócratas proponían una legislación equivalente a ''establecer y telegrafiar una agenda a nuestros enemigos'' que hará fracasar la misión militar estadounidense en Irak.

''El general (David) Petraeos debería ser el único que tomara las decisiones sobre lo que ocurra en el terreno en Irak, y no Nancy Pelosi ni John Murtha'', agregó. El demócrata Murtha ha sido activo gestor de proyectos destinados a poner fin a la participación de Estados Unidos en la guerra.

David Obey, representante demócrata y presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios, dijo que la propuesta logrará ''un fin ordenado y responsable'' a la intervención estadounidense en lo que calificó de ''una guerra civil'' iraquí.

Según un documentos explicativo distribuido por los demócratas, el cronograma será acortado si el gobierno del primer ministro iraquí Nuri al-Maliki no cumple con condiciones mínimas para fortalecer la seguridad en su país.

Los demócratas ganaron el control del Congreso en las elecciones de mitad de término ante la creciente oposición pública a la guerra, y han prometido enfrentar las políticas del presidente.

Pelosi formuló el anuncio mientras los demócratas en el Senado estudiaban un enfoque diferente, una medida que establecería el objetivo de retirar las fuerzas para marzo del 2008. El líder de la mayoría, Harry Reid, convocó a una reunión a puertas cerradas para considerar la medida.

En la cámara baja, Pelosi y los líderes se han esforzado en los últimos días por llegar a un acuerdo sobre la guerra que satisfaga a los liberales, renuentes a seguir aprobando fondos para la guerra, sin alejar a los demócratas más moderados que no quieren que se les considere un impedimento para los jefes militares.

La decisión de imponer condiciones a la guerra plantea el riesgo de un intenso enfrentamiento con el gobierno de Bush y sus aliados republicanos en el Congreso.

Pero sin una posición unificada en su partido, el liderato demócrata enfrentaba la posibilidad de una derrota embarazosa cuando se vote el proyecto de fondos, probablemente antes de fin de mes.

Para dar mayor atractivo político a la medida, los demócratas intentaban agregar 1,200 millones de dólares al pedido de Bush para las operaciones militares en Afganistán, donde se anticipa que el Talibán lanzará una ofensiva en la primavera.

Según los demócratas, la legislación requerirá que Bush certifique para el 1 de julio y para el 1 de octubre si el gobierno iraquí logra progresos en cuanto a la seguridad nacional, la distribución de sus ingresos petroleros y la creación de un sistema justo para enmendar su constitución.

Dicen que si Bush certifica que los iraquíes cumplen dichos objetivos, las fuerzas estadounidenses de combate deberían empezar a retirarse para el 1 de marzo del 2008 y completar su retiro para el 1 de septiembre. De otro modo, los plazos se correrían.

Si Bush no puede hacer la certificación requerida para el 1 de julio, las fuerzas empezarían inmediatamente un retiro de seis meses. Si Bush no pudiese hacer la segunda certificación, se aplicaría la misma agenda de seis meses.

Ahora ve
No te pierdas