Complot aeropuerto NY alienta temor

-
WASHINGTON (CNN) -

Los vínculos caribeños y latinoamericanos de las personas imputadas por un supuesto plan para volar el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York destacan la expansión del terrorismo global, opinaron el domingo analistas.

Sin embargo, los expertos advirtieron del peligro de exagerar la amenaza que suponen los vecinos de Estados Unidos en el sur, y dijeron que el caso demostraba que los esfuerzos de contraterrorismo para evitar otro ataque como el del 11 de septiembre de 2001 estaban funcionando.

Funcionarios estadounidenses dijeron el sábado que habían acusado a cuatro personas, entre ellas a un ex miembro del parlamento de Guyana, por planear volar los tanques de combustibles para aviones del aeropuerto Kennedy y parte de un ducto de 40 millas (64 kilómetros) que los alimenta.

Tres de los cuatro sospechosos, de los cuales uno era un ex empleado de una aerolínea, fueron arrestados, dijeron funcionarios de la Agencia del Orden Público. Al cuarto lo siguen buscando en el Caribe.

Los acusados no tenían conexión con al Qaeda, según los funcionarios, pero al menos dos de los sospechosos estaban vinculados a Jamaat Al Muslimeen, un grupo extremista islámico de Trinidad que estuvo detrás de un intento de golpe de estado en la isla en 1990.

Sin Historia de operaciones en Estados Unidos

Helmut Sonnenfeldt, ex funcionario estadounidense y experto de Brookings Institution, dijo que el incidente demostraba que los agentes públicos estaba haciendo bien su trabajo, pero que la vigilancia era clave.

"Parece ser que el sistema que intenta controlar este tipo de amenazas ha trabajado bastante bien", dijo.

Chris Zambelis, analista de la Fundación Jamestown que ha estudiado el extremismo islámico en el Caribe durante años, dijo que estaba sorprendido por el supuesto vínculo del grupo musulmán de Trinidad, que hasta el momento había enfocado sus actividades sólo en la política interna de la isla.

"No tienen ninguna historia de operaciones fuera de Trinidad, menos de haber planeado algo como esto", dijo. Zambelis también agregó que no había evidencia de una amenaza islámica creciente en Guyana.

Funcionarios estadounidenses están buscando la extradición de dos sospechosos en custodia en Trinidad y Tobago, Abdul Kadir, un ciudadano de Guyana y ex miembro de su parlamento, y Kareem Ibrahim, un ciudadano de Trinidad y Tobago.

Ahora ve
No te pierdas