Los Castro: uno cumple años, otro en TV

-
LA HABANA (AP) -

Raúl Castro llegó el domingo a sus 76 años de vida al frente del gobierno interino de Cuba, mientras su hermano el convaleciente mandatario Fidel Castro apareció en la televisión isleña recibiendo a una delegación vietnamita.

Con su barba larga y canosa de siempre, más repuesto que a finales del 2006, pero sin su uniforme verde olivo que cambió por un colorido equipo deportivo con los tonos de la bandera cubana, Fidel Castro se encontró con Nong Duc Manh, máximo dirigente comunista de la nación asiática.

Aunque la televisión mostró unos minutos grabados en la noche del sábado, una nota oficial indicó que la reunión tuvo lugar un poco antes y se prolongó por unas dos horas.

De pie, el mandatario saludó y abrazó al invitado vietnamita, con quien habló de energía, educación, economía y temas latinoamericanos, región que Manh recorrió en estos días.

Los periódicos, de carácter oficial, publicaron en sus ediciones dominicales fotos sobre la reunión. ''Fue un encuentro que ratificó los entrañables lazos que unen a nuestras naciones'', indicó el comunicado.

Castro, de 80 años, sufrió varias operaciones desde julio del año pasado, algunas de las cuales fueron fallidas y hasta pusieron en riesgo su vida, según reconoció el propio líder en una reciente columna de opinión.

Desde hace 10 meses el menor de ambos, Raúl, quien tenía rango de vicepresidente y era ministro de Defensa, asumió como titular temporal del Ejecutivo junto a un grupo de altos funcionarios.

Guardada como un secreto de Estado, la verdadera condición de salud del mandatario originó toda suerte de especulaciones, pero no se produjo ninguna situación de descontrol como habían previsto críticos del modelo comunista de la isla.

Tampoco se cumplieron los augurios de la inteligencia estadounidense en el sentido de que Castro moriría rápidamente, pues padecía de un cáncer terminal.

En cambio, el líder comenzó a recibir visitas, enviar mensajes y escribir columnas a veces reiterativas sobre temas globales y medioambientales, pero sin entrar en asuntos domésticos.

El mismo reconoció que no tiene plazo para volver y tampoco está claro que papel jugará en la política cotidiana, en manos de su hermano, quien hasta ahora ratificó el sistema comunista de su gobierno y se mostró preocupado por las carencias del cubano medio en el transporte, la vivienda y los desvíos de recursos estatales, fenómeno no muy grande pero si extendido.

Nacido el 3 de junio de 1931 en el oriente de la isla, Raúl Castro es el opuesto físico de Fidel: bajo, de pelo negro, ojos achinados y modales menos suaves, sin embargo, ambos fueron una dupla inseparable en más de cuatro décadas de revolución.

En las calles la gente habla del ''dos'', como se le dice popularmente con un cariño más familiar y menos reverencial que el del barbado líder.

Raúl Castro, incluso antes de la operación de hermano, dejó en claro su convicción de que no será posible una sucesión automática entre ambos dirigentes: ''la especial confianza que otorga el pueblo al líder fundador de una Revolución no se transmite como si se tratara de una herencia.

''Unicamente el PC (Partido Comunista), como institución que agrupa a la vanguardia revolucionaria y garantía segura de la unidad de los cubanos en todos los tiempos, puede ser el digno heredero'', agregó entonces.

Aunque no hubo actividades por su cumpleaños número 76, si se publicaron varios mensajes de felicidades en los medios de prensa locales como de la Unión de Jóvenes comunistas y de los delegados de los gobiernos municipales y provinciales.

Ahora ve
No te pierdas