Se busca dueño para unos 300 mil dólares

La herencia tiene 22 años esperando ser reclamada por la mexicana Marisol Hill; el albacea de los bienes pedirá que se declare muerta a la mexicana de 30 años.
Luis Clemens

El tiempo se agota para que Marisol Hill, reclame en Virginia del Oeste una herencia por cerca de 300 mil dólares y dos propiedades que la esperan desde hace 22 años.

El albacea de la herencia iba a pedir hoy a las autoridades del condado de Mingo en la entidad, que se declarara como muerta a la mexicana de 30 años, cuyo paradero es desconocido y que no ha reclamado la  herencia, pero el abogado de la desaparecida logró posponer esta declaración hasta una nueva fecha, aún por fijar.

"Queremos que este dinero sea de Marisol Hill, pero si definitivamente no podemos encontrarla vamos a tener que hacer algo con este patrimonio" comentó el abogado Paul E. Pinson de Williamson, actual albacea de la herencia. El caso lleva tanto tiempo en la corte que Pinson es el cuarto albacea de la herencia, dos murieron y una se jubiló.

No se sabe si Hill desconoce la existencia de estos bienes o si no le interesa reclamarlos; ni siquiera se sabe con certeza si sigue viva o no.

En 1976, cuando Marisol era un bebé desnutrido y descuidado en Puerto Vallarta, la  estadounidense Gladys Hill, quien fue guionista de cine y asistente del renombrado actor y director de Hollywood John Huston, comenzó a cuidarla.

La infancia de Marisol transcurrió entre las casas de Hill y de Huston en esa ciudad jalisciense, mientras que ellos recibían constantes visitas de importantes figuras de Hollywood.

Hill estaba intentando formalizar la adopción cuando murió intestada a los 65 años durante un viaje de trabajo a los Estados Unidos en 1981. Tres años después de su muerte un juez dictaminó que Marisol Hill era la hija de Gladys Hill en términos prácticos aunque no formales y que debería recibir su patrimonio.

La guionista estadounidense mantenía una estrecha relación profesional y de amistad con John Huston, juntos redactaron los guiones de las películas "La carta del Kremlin" y "El hombre que quería ser rey".

Al morir Gladys Hill, los gastos de la niña corrieron por parte de Huston, hasta que él murió en 1987. Según Jess S. Morgan, quien era amigo de ambos y consejero financiero del director,  Huston  pagó un viaje y un tratamiento médico en Los Ángeles para la entonces pequeña.

Sin embargo, en la práctica la niña quedó bajo el cuidado de la empleada y cuidadora de Huston durante sus últimos años, Maricela Hernández.

En una entrevista telefónica desde Los Ángeles, que pidió no fuera grabada, Hernández aseguró que ella adoptó legalmente a Marisol Hill bajo instrucciones de Huston, tras la muerte de Gladis.

 "Quedó por muchos años a mi cargo pero quedó estipulado que no iba a ser una carga para mí", dijo la cuidadora.

Hernández inspira reacciones fuertes en el círculo de familiares y antiguos amigos de Huston. "Maricela fue quien se beneficio más del patrimonio de mi padre. Aún así no ha hecho nada más que quejarse", dijo Tony Huston, el hijo del director.

Según varias fuentes Marisela Hernández heredó propiedades  en Puerto Vallarta y es la beneficiaria de un fideicomiso de Huston, quien dirigió películas legendarias como "El halcón maltés" y "La noche de la iguana".

Hernández no expresa ningún cariño hacia Marisol Hill e incluso la describe como un "huevo podrido" y la compara a "un perro que muerde la mano que le da de comer".

La cuidadora de Houston aseguró desconocer su actual paradero y señaló que hace 10 años que no sabe nada de ella. "Lo último que sé de ella es que anda huída", afirmó.

 Se complica la búsqueda

Hernández ha sido contactada en repetidas ocasiones por investigadores privados incluyendo la actual y tercera investigadora Norma Tillman quien es residente de Memphis, Tennessee y autora del libro "Cómo encontrar a casi cualquier persona en cualquier lugar".

Tillman lleva desde febrero del 2006 trabajando en el caso. El primer viaje en su vida fuera de los Estados Unidos fue a Puerto Vallarta en mayo para entrevistar a amistades de Huston y buscar pistas sobre Marisol Hill.

En septiembre viajó a la Ciudad de México donde solicitó al Instituro Federal Electoral la dirección de Marisol Hill. Dos semanas después recibió un correo electrónico del IFE negando la petición. El interés de Tillman por encontrar a la heredera es tal que pagó de su propio bolsillo sus viajes a Puerta Vallarta y al DF.

Igual que pagaría una recompensa de 500 dólares a quien le pueda ofrecer información sobre su actual paradero. De Marisol Hill dice "el caso me tocó el corazón".  Quien tenga información al respecto le pueda enviar un correo electrónico a normatillman@bellsouth.net

Pinson, el abogado,  insiste que "Marisol no debería temer contactarnos. No tenemos ninguna otra motivación que entregarle este dinero y cerrar este caso".

Hill no tiene que presentarse físicamente en el estado de Virginia del Oeste para reclamar su dinero; basta con ponerse en contacto con la investigadora Tillman o con Pinson y ofrecer pruebas de su identidad. Existen imágenes de las huellas digitales de Marisol.

La heredera mexicana también pudiera tramitar el reclamo poniéndose en contacto con Cecil C. Varney, quien fue nombrado como su abogado en 1984.

En Estados Unidos se acostumbra que las cortes estatales nombren un representante legal para defender los intereses de los menores de edad. "Me encantaría que me contactara porque entonces podría ir a la corte indicada y proteger sus intereses", dijo Varney, quien lleva dos décadas esperando conocer a su cliente.

Ahora ve
No te pierdas